El gobierno de Panamá volvió a reclamar hoy que terminen los bloqueos de rutas mientras se desarrollan las negociaciones con las organizaciones que encabezan las protestas hace semanas, diálogo en los que parece haber un avance en materia de precios para algunos productos de la canasta básica.

En un comunicado, el Gobierno del presidente Laurentino Cortizo advirtió que ayer "no se permitió el paso a una ambulancia que trasladaba con urgencia a una persona hacia un centro hospitalario, situación que no debe darse, ya que atenta contra el derecho humano de la vida, afectando a la población".

E insistió en que "toda persona que cometa actos de vandalismo será procesada por la justicia", según las leyes vigentes, además de ratificar su "voluntad de permanecer en la mesa negociadora para buscar soluciones que devuelvan la normalidad al país".

Esa mesa, que intermedia la Iglesia católica, discutió hoy sobre la canasta de alimentos, a partir de un estudio del Ejecutivo que destacó que, a partir de las rebajas dispuestas para los combustibles, si se regulan 35 artículos esa canasta tendrá un abaratamiento del 22%.

El especialista del Ministerio de Economía Óscar García detalló que esta reducción estimada sería parta una canasta de una familia básica -cuatro personas- en los distritos de Panamá y San Miguelito.

Ayer el Gobierno propuso una lista de 17 nuevos productos con precios a regular, pero ahora serían 35 los productos bajo control de precio, según el diario La Prensa.

El arzobispo metropolitano, José Domingo Ulloa, enfatizó que el pueblo panameño necesita "cosas bien concretas", por lo que llamó a no seguir dilatando las conversaciones.

Los voceros de los grupos sociales piden que se emita una resolución para que esta mesa instalada en Penonomé tenga validez, ante cierta "desconfianza" por conversaciones paralelas con otras organizaciones en San Félix (Chiriquí) y en Santiago de Veraguas.

Mientras, la Cámara de Comercio, Industrias, Agricultura y Turismo de Chiriquí (Camchi) y otros gremios de la sociedad civil exigieron a Cortizo que ordene la reapertura "inmediata" de la ruta Interamericana.

Para el titular de la Camchi, Felipe Rodríguez, esa reapertura debió haber sido la primera condición para empezar el diálogo "por la situación caótica humanitaria que se ha creado".

Cortizo apostó a las conversaciones con la incorporación al diálogo del vicepresidente Gabriel Carrizo y a la ministra de Trabajo, Doris Zapata.

Panamá lleva varias semanas sacudido por las protestas populares contra el encarecimiento del costo de vida.

Entre otros puntos, las organizaciones piden una rebaja y el congelamiento de los precios de la canasta básica, combustible, energía y medicamentos y una inversión del 6% del PIB en educación pública. (Télam)