El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo Del Castillo, calificó hoy de "fracaso" a la huelga de diez días convocada por los médicos en rechazo a la promulgación de la Ley de Emergencia Sanitaria, mientras la atención hospitalaria en varias zonas del país se limitó al servicio de emergencias, informaron medios locales.

“Felicitamos a los médicos comprometidos con su pueblo y su profesión. Ayer el pueblo boliviano se dio cuenta de que el paro médico fue un fracaso”, dijo el funcionario, quien afirmó que un 69% de los 4.300 recintos de salud del país trabajó con normalidad.

La medida de fuerza, prevista hasta el 28 de febrero, fue anunciada el pasado jueves por el Consejo Nacional de Salud -que reúne a colegios profesionales y sindicatos médicos- ante su repudio a la nueva ley, que establece un nuevo marco normativo en la lucha contra el coronavirus e incluye la prohibición de paros del personal sanitario mientras dure la pandemia.

“En las reuniones que tuvimos con el Colegio Médico hemos tenido discrepancias, pero hemos tenido más acuerdos", señaló el funcionario y agregó: "Por este motivo, vemos que existen intereses políticos en ciertos sectores médicos que desconocen un acuerdo que ellos mismos han firmado”, según reportó la agencia de noticias estatal ABI.

Del Castillo se refirió, en concreto, al candidato a la alcaldía de La Paz, Luis Larrea, “que ante la caída de sus encuestas busca encontrar la manera de incrementar su caudal electoral”.

No obstante, subrayó que la Ley de Emergencia Sanitaria tiene como fin proteger a la población y evitar la mercantilización de la salud y evitar que se suspendan los servicios de salud durante la pandemia.

En ese sentido, lamentó que ciertos sectores médicos desconozcan los acuerdos firmados con el Gobierno, a la vez que destacó "la gran labor" de los profesionales en la lucha contra la Covid-19 y aseguró que las autoridades continuarán con las "vacunaciones masivas al personal de primera línea”.

Si bien oficialmente el paro no fue acatado en la mayoría del país, la prensa local dio cuenta de casos de personas en diferentes regiones que se quedaron sin atención médica porque los hospitales cerraron sus puertas y sólo trabajaron las emergencias.

“Vine desde anoche a dormir y no abrieron. Acaban de decirnos que no hay atención”, dijo un paciente del Hospital de Clínicas de La Paz al diario Página Siete.

Escenas similares se repitieron en otros centros de salud públicos y algunas clínicas privadas de la capital, mientras que el secretario general del Colegio Médico Departamental de La Paz, Édgar Villegas, afirmó que la medida se acata en todos los subsistemas de salud.

“No estamos atendiendo la consulta externa”, precisó, a la vez que explicó que las cirugías ya habían sido suspendidas previamente porque las camas están ocupadas con pacientes con coronavirus.

“Desde el inicio de la segunda ola se han reprogramado, hasta nuevo aviso, las operaciones, sólo se realizan las de urgencias”, añadió.

En la sureña Potosí, los médicos marcharon ayer en rechazo a la nueva normativa, a la que calificaron de inconstitucional.

El presidente del Colegio Médico local, Fernando Acebey, señaló que no levantarán la protesta y amenazó con radicalizar la medida si el Gobierno no da respuesta, según el periódico El Potosí.

En tanto, en la vecina Sucre, el diario Correo del Sur informó que los centros públicos de la región acataron el paro en un 50%, mientras que una situación similar fue reportada por la prensa de Santa Cruz de la Sierra.

Según los medios locales, muchos pacientes rechazaron la huelga de los médicos, mientras que otros apoyaron la medida.

“Es justa su protesta. Tantos médicos fallecieron y el Gobierno no hizo nada por ellos ni por la salud del país”, indicó otro paciente que buscaba atención médica en el capitalino Hospital de Clínicas. (Télam)