El gobernador del estado de San Pablo, Joao Doria, admitió hoy que la vacuna contra el coronavirus que presentó la semana pasada como "100% brasileña" tiene tecnología original desarrollada por la escuela de medicina del Hospital Mount Sinai, de Nueva York.

Lo hizo ante el revuelo causado por la revelación de parte de investigadores del hospital estadounidense que cruzaron a Doria luego de que el gobernador de San Pablo anunciara el viernes que la vacuna ButanVac había sido fabricada íntegramente en el estatal Instituto Butantan.

"No dije (que tenía tecnología original de Estados Unidos) porque no tenía esa información, pero entiendo que la vacuna es nacional con parte de tecnología internacional, lo cual no deja de ser positivo y una contribución", dijo el gobernador Doria, que enfrenta acusaciones de marketing por el anuncio del viernes.

Según un comunicado de unos de los directores del Hospital Moun Sinai, la tecnología original, el uso de un virus inactivo de la enfermedad de Newcastle, que afecta a las aves, para inducir al cuerpo a construir defensas contra la Covid-19, fue desarrollada en ese centro de Estados Unidos sin necesidad de pago de regalías.

La ButanVac, que se desarrollará y producirá en las fábricas del Instituto Butantan -el mayor productor de vacunas del hemisferio sur- fue presentada a registro el viernes ante la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil.

En el marco de la pelea política entre Doria y el presidente Jair Bolsonaro, quienes fueron aliados en las elecciones generales de 2018, el Gobierno federal le respondió al paulista anunciando una vacuna auspiciada por Brasilia.

El ministro de Ciencia y Tecnología, el exastronauta Marcos Pontes, informó que está financiando el proyecto Versamune-CoV-2FC, de la farmacéutica brasileña Farmacore, la estadounidense PDS y científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo (USP).

Las previsiones son que esta vacuna Versamune pueda estar en el mercado dentro de entre ocho y 12 meses, mientras que el Instituto Butantan promete iniciar la producción de la ButanVac después de mayo en caso de ser aprobada por Anvisa.

Hasta el momento, Brasil vacunó al 7,31 por ciento de su población. Más de 15 millones recibieron una primera dosis y otros 4 millones la segunda.

El 90 por ciento de las vacunas aplicadas desde el 17 de enero son de la china CoronaVac importadas por el Instituto Butantan y el resto de lo adquirido al laboratorio sueco-británico AstraZeneca. (Télam)