ROMA, 18 DIC - Giancarlo Abete, otrora presidente de la Liga de la Serie A, fue designado "interventor" de la misma por el Consejo de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) tras la renuncia de Mario Cicala al cargo.

"Abete es una persona con mucho equilibrio y experiencia que conoce este mundo a la perfección y la dinámica de la Liga de la Serie A", aseguró el titular de la FIGC, Gabriele Gravina, tras la designación.

"Es una figura equidistante que merece respeto y una garantía más allá de cualquier duda razonable o sospecha", agregó el directivo al finalizar el Consejo federal al aclarar que el mandato de Abete será por tiempo limitado.

"Escuché al propio Abete decir que se considera un capitán a tiempo determinado sin posibilidad de reivindicar perspectivas de ocupar otros roles a futuro.

Espero que la Liga de Serie A defina luego de ese lapso a sus nuevas autoridades", auguró.

Abete reemplaza a un Cicala que se vio obligado a renunciar al cargo en virtud de un conflicto de intereses que derivó en una falta de confianza hacia su gestión de la que él mismo se dijo "sorprendido".

El Consejo federal votó compacto en favor de Abete, a excepción del presidente de la Liga de la Serie B, Mauro Balata, quien se abstuvo en la elección tras afirmar que la situación de la Liga de Serie A "daña la imagen del fútbol italiano".

Sin embargo, agregó que "de las grandes crisis sólo se puede salir creciendo" y auguró que "el diálogo con la Serie A ayude a crecer a todo el sistema llevando adelante proyectos más virtuosos para no pelear por una manta corta", ilustró.

Balata aclaró que su abstención no respondió a una cuestión personal con Abete sino al modo en que resultó electo para un período que caducará el 10 de marzo próximo, tiempo más que suficiente para convocar a cuatro asambleas electivas.

La primera de ellas está prevista para el 8 de enero, recordó Gravina al explicar que la Liga de la Serie A debe trabajar codo a codo con el nuevo "interventor", que auguró no sea quien esté a cargo de definir la cuestión relativa a los derechos de TV.

"Espero que no porque ese es uno de los puntos cruciales sobre los cuales la Liga de la Serie A debe fundar sus perspectivas a futuro y debería ser abordado por autoridades estables y democráticamente electas", explicó.

(ANSA).