La octava noche de protestas y disturbios en Barcelona tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel dejó dos heridos y tres detenidos, informó la policía catalana.

Decenas de manifestantes se concentraron frente a la sede de la Agencia Tributaria de la plaza Doctor Letamendi en una manifestación menos concurrida que en días anteriores.

Luego, marcharon por las calles en dirección a una protesta que habían convocado sectores de la extrema derecha a unos pocos kilómetros.

El fuerte cordón desplegado por la policía catalana -los Mossos d'Esquadra- impidió a los manifestantes avanzar y la protesta terminó disolviéndose.

Igualmente, se registraron momentos de tensión y cargas policiales cuando algunos asistentes arrojaron botellas de cristal y otro tipo de objetos contundentes a los agentes, hiriendo a un fotoperiodista en la cabeza.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) atendió a dos personas con heridas leves, consignó la agencia de noticias Sputnik.

Barcelona encadena una semana de altercados nocturnos a los que se suman numerosos incidentes en ciudades de toda Cataluña, en el marco de las protestas por el encarcelamiento de Pablo Hasel por delitos relacionados con la libertad de expresión.

El cuerpo de Mossos detuvo a más de un centenar de personas en disturbios que también provocaron decenas de heridos, entre agentes y manifestantes, e importantes destrozos en el centro de Barcelona.

En rueda de prensa, la portavoz del Gobierno de España, María Jesús Montero, calificó estos eventos de "escenas vandálicas" protagonizadas por "grupos organizados" y los desvinculó de la defensa de la libertad de expresión.

La jueza que entiende en la causa considera que el joven músico de 33 años incurrió en al menos tres ocasiones en "una conducta peligrosa" y decidió imponer su encarcelamiento para evitar "el riesgo de reiteración delictiva". (Télam)