El Papa Francisco visitó hoy una disquería del centro de Roma, en una salida improvisada del Vaticano como las que ya había hecho a ópticas y casas de amigos en la capital italiana.

El pontífice fue a la tienda "La Discoteca al Pantheon", ubicada junto al tradicional templo romano, en pleno centro histórico de la Ciudad Eterna, a la que llegó entrada la tarde italiana a bordo de un auto Fiat 500L.

Jorge Mario Bergoglio, de 85 años, es aficionado al Tango.

"Me gusta muchísimo. Es algo que me sale de adentro", planteó en una entrevista de 2010 sobre el clásico ritmo rioplatense.

En 2015, el Papa había visitado una óptica de la zona de Piazza del Popolo, también en pleno centro, en una visita no programada.

En febrero del año pasado, también de forma privada, Jorge Bergoglio visitó a una poetisa sobreviviente del Holocausto en el centro de Roma.

Click to enlarge
A fallback.

(Télam)