El papa Francisco visita hoy un cementerio indígena de la localidad canadiense de Maskwacis junto a sobrevivientes de los internados estatales por los que entre fines del siglo XIX y la década de 1990 pasaron unos 150.000 jóvenes nativos, que en muchos casos sufrieron abusos sexuales y físicos como parte de una política de asimilación forzada de sus costumbres.

El pontífice se reunirá desde las 10 locales (13 de Argentina) con representantes de los pueblos First Nations, Métis e Inuit en la Iglesia de Nuestra Señora de los Siete Dolores, en la localidad ubicada unos 100 kilómetros al Sur de Edmonton, a donde llegó ayer para iniciar una visita de seis días basada en el pedido de perdón a los indígenas.

Francisco estará acompañado por representantes indígenas de todo Canadá cuando de su primer discurso en el país norteamericano, al que se espera que también asista el premier Justin Trudeau, y en el que se descuenta que Jorge Bergoglio mostrará su dolor por lo sucedido en las denominadas escuelas residenciales, muchas de ellas gestionadas por instituciones cristianas.

En la zona en la que habla hoy el Papa funcionó entre 1895 y 1975 la escuela residencial de Ermineskin, uno de los 139 desplegados por todo el país por los Gobiernos canadienses entre 1883 y 1996.

Tras el discurso de esta mañana, el primero en suelo canadiense, Francisco, que durante toda la gira estará acompañado por un enviado de Télam, se reunirá a las 16.45 locales con otros grupos de sobrevivientes en la Iglesia del Sagrado Corazón de Edmonton. (Télam)