Con la convocatoria a un consistorio público para el 27 de agosto en el que creará 21 nuevos cardenales, el papa Francisco reforzó el peso de América y Asia en el Colegio Cardenalicio que deberá elegir a su sucesor.

La creación de los 21 nuevos purpurados, 16 de ellos menores de 80 años y por ende con derecho a voto en un eventual cónclave para elegir al futuro pontífice, refleja una vez más la apuesta de Francisco por la apertura geográfica.

Así, por ejemplo, solo dos de los nuevos cardenales electores están al frente de diócesis en Europa, el arzobispo de Marsella y el obispo de Como, mientras hay cinco que trabajan en las fronteras de Asia, incluido el italiano Giorgio Marengo, prefecto apostólico en Mongolia, que se convertirá en el más joven del Colegio con 48 años.

Entre los futuros purpurados hay además dos obispos en África y cinco en América, entre ellos el arzobispo de Asunción del Paraguay, Adalberto Martínez Flores.

En la actualidad, el Colegio Cardenalicio está formado por 208 purpurados, de los cuales 117 son electores por tener menos de 80 años y 91 mayores de esa edad.

A partir del 27 de agosto, el Colegio reunirá en total a 229 cardenales, de los cuales 132 son electores, 83 de ellos creados por Jorge Bergoglio.

En ese marco, las nuevas creaciones de Francisco refuerzan el peso de América y Asia dentro de los cardenales que estarán llamados a participar de un eventual cónclave: mientras que en 2013, cuando fue elegido Jorge Bergoglio, Asia y América sumaban 44 de los 115 electores, a partir del 27 de agosto los dos continentes tendrán 58 de los 132 con derecho a voto.

Al mismo tiempo, Europa pasará de haber tenido 60 de 115 cardenales en 2013 a 54 de los 132 que a partir del 27 de agosto podrían votar si se convoca un cónclave para elegir al Papa 267 de la Iglesia. (Télam)