El papa Francisco recibió hoy en el Vaticano al príncipe heredero de los yazidíes, Hazim Tahsin Beg, la máxima autoridad de la comunidad perseguida en Irak por el Estado Islámico, en lo que Naciones Unidas calificó como un "genocidio".

Francisco y el "mir" (príncipe) yazidí se encontraron en su primera reunión bilateral, informó la Santa Sede.

El año pasado, al visitar Irak, el Papa había expresado su recuerdo "a los yazidíes, víctimas inocentes de una barbarie insensata e inhumana, perseguidos y asesinados por su filiación religiosa, y cuya propia identidad y supervivencia fue puesto en riesgo".

Según Naciones Unidas, unas 400.000 personas yazidíes, grupo étnico y religioso minoritario, fueron capturadas, asesinadas y obligadas a huir de sus tierras entre 2014 y 2016, después de que el Estado Islámico entrara en Irak desde Siria.

Según el organismo internacional, hasta 3.000 mujeres y niñas fueron secuestradas, sufrieron violaciones y otras formas de violencia sexual, y muchas siguen desaparecidas y los jóvenes fueron reclutados a la fuerza por el Estado Islámico.

La fe yazidí apareció en Irán hace 4.000 años, derivada del llamado zoroastrismo, y con el tiempo integró elementos del islam y del cristianismo.

(Télam)