El papa Francisco invitó hoy a rezar "por las pobres personas inermes asesinadas o heridas" por el ataque aéreo que esta semana golpeó un centro de detención para migrantes en Libia, y en el que, según el último recuento de Naciones Unidas, murieron al menos 53 personas.

"La comunidad internacional no puede tolerar hechos tan graves", advirtió el pontífice desde el Palacio Apostólico tras recitar el tradicional Ángelus para los fieles en la Plaza San Pedro.

"Rezo por las víctimas, que el Dios de la paz acoja a los difuntos y sostenga a los heridos", agregó Jorge Bergoglio.

El pontífice lamentó así el ataque contra un centro de detención de migrantes provenientes principalmente de Sudán, Eritrea y Somalia, que el martes pasado provocó docenas de víctimas en Tajoura, cerca de la capital libia, Trípoli.

Según Naciones Unidas, el ataque provocó 53 muertos, incluidos seis niños, y otras 130 personas resultaron heridas.

En su mensaje, el Papa reclamó también que "se organicen de modo extendido y concertado" corredores humanitarios para los inmigrantes más necesitados, como los que la comunidad católica San Egidio dispuso en Italia, Francia, Bélgica y otros países para llevar de forma "sana y salva" a personas desde Líbano y Eritrea. (Télam)