El papa Francisco condenó hoy el "trágico episodio" del ataque con misiles registrado el sábado sobre un edificio residencial de Dnipro, en Ucrania, que dejó al menos 44 muertos, y renovó su pedido de oraciones para el país europeo bajo ataque ruso desde el 24 de febrero.

"No olvidemos rezar por la martirizada Ucrania, tan necesitada de cercanía, de alivio y sobre todo paz", pidió el pontífice durante la audiencia general que encabezó este miércoles en el Vaticano.

"El pasado sábado un nuevo ataque con misiles causó numerosas víctimas civiles, incluidos niños. Comparto el dolor insoportable de los familiares. Fotos y testimonios de este trágico episodio son un fuerte llamado a todas las conciencias", agregó el Papa.

Francisco hizo referencia a un ataque sobre un edificio residencial en Dnipro, en el este de Ucrania, donde un bombardeo el sábado provocó al menos 44 muertos.

El ataque, cuya autoría fue negada por Rusia, dejó además 75 heridos y 30 desaparecidos, según autoridades ucranianas.

"¡No podemos quedarnos indiferentes!", exclamó el Papa. (Télam)