Francia y Austria avanzan con la vacunación contra el coronavirus a todos los grupos de edad adulta tras asegurar que esos países europeos, a diferencia de lo que ocurre en casi todo el mundo, contarán con dosis disponibles para acelerar la campaña de inmunización.

El primer ministro francés, Jean Castex, anunció hoy durante una visita a un centro de vacunación en el suburbio parisino de Seine-Saint-Denis, uno de los más golpeados por la pandemia, que todos los adultos franceses podrán vacunarse contra la Covid-19 a partir del 31 de mayo, dos semanas antes de lo previsto inicialmente.

El primer ministro galo aseguró que el país estaba en condiciones de acelerar la campaña ya que "recibirá muchas dosis de aquí a finales de junio", informó la agencia de noticias AFP.

Hasta ahora, las vacunas se limitaban a los mayores de 50 años, pero todos los adultos podían ya reservar si encontraban una cita disponible en un centro de vacunación el mismo día o de un día para otro.

Asimismo, añadió que los fármacos estarán disponibles una semana antes, el 24 de mayo, para las personas que ejercen "profesiones prioritarias", como profesores, policías, conductores de colectivos y cajeros de supermercados.

Hasta ahora, 21,5 millones de personas recibieron al menos una inyección de una vacuna, lo que representa alrededor de un tercio de la población. 

Más de 108.000 personas murieron en Francia debido a la enfermedad.

En el mismo sentido, las autoridades austriacas abrieron hoy la vacunación a todos los grupos de edad, de modo que cualquier ciudadano puede recibir el fármaco previa cita, anunció el ministro de Salud de Austria, Wolfgang Mueckstein.

El funcionario pidió a todos los ciudadanos que acudan en cuanto tengan oportunidad, informó la agencia de noticias Europa Press.

Hasta el momento, casi un 40% de la población austríaca mayor de 16 años recibió al menos una dosis de la vacuna.

Ante el avance en la vacunación, el canciller Sebastian Kurz anunció que el Gobierno decidirá si levantar la obligación del uso de tapabocas la próxima semana.

Austria reabrió todos los sectores económicos durante la jornada del miércoles, incluidos bares, hoteles, teatros, cines, museos y gimnasios.

Sin embargo, para acceder a la mayoría de las instalaciones reabiertas, se exige un justificante de vacunación, de haber superado la enfermedad o una prueba diagnóstica negativa.

También existen restricciones en cuanto al número de participantes en reuniones sociales.

Hasta el momento, las autoridades sanitarias de Austria contabilizaron más de 639.000 casos, incluidas más de 10.500 muertes a causa de la enfermedad.

La Comisión Europea firmó hoy el tercer contrato con las farmacéuticas alemana y estadounidense BioNTech y Pfizer, respectivamente, para reservarle a la UE 1.800 millones de dosis adicionales de la vacuna anticovid entre finales de 2021 y 2023, informó la agencia de noticias Sputnik.

Se espera que este contrato incluya tanto el inmunizante ya desarrollado como vacuna adaptada a nuevas variantes del coronavirus.

"Solo Hungría informó que no participará en el contrato, todos los demás Estados podrán comprar vacunas en el marco del nuevo contrato, esto se discutió abiertamente y se nos informó" de la decisión de Budapest, comunicó hoy la comisaria de Sanidad europea, Stella Kyriakides

Hungría fue el primer país de Europa que permitió el uso del inmunizante Sputnik V, al firmar un acuerdo con Rusia para el suministro de esa vacuna contra el coronavirus sin esperar que la misma fuera aprobada en toda la UE.

Además de Sputnik V, Budapest aprobó el fármaco anticovid de la china Sinopharm. En el país se usan también las vacunas de AstraZeneca, Pfizer/BioNTech y Moderna, aprobadas por el bloque comunitario. (Télam)