Las autoridades sanitarias francesas registraron cerca de 300.000 nuevas infecciones de coronavirus en la última jornada, según informó hoy el ministro de Salud, Oliver Véran, mientras el Parlamento se preparaba a reanudar el debate sobre el futuro del pase sanitario, suspendido anoche por la oposición.

"Hoy la cartera sanitaria anunciará probablemente cerca de 300.000 contaminaciones en 24 horas", declaró Véran ante la Cámara Baja durante la sesión de preguntas al gabinete.

El Gobierno francés lleva semanas advirtiendo a la población ante la circulación "muy activa" de la variante Ómicron en el país, que a finales de diciembre derivó en un máximo de más de 230.000 nuevos casos diarios.

Una disparada de contagios que también se explica por el aumento de personas testeadas: la semana pasada 8 millones de personas se hicieron pruebas, tanto PCR como antígenos y autodiagnósticos, menos precisos pero más rápidos.

Actualmente, la tasa de positivos está por encima del 15%, cerca de los récords de otoño europeo de 2020.

Además, la situación comienza a ser crítica también en los hospitales, con más de 2.000 internaciones en un solo día, advirtieron ayer las autoridades sanitarias.

Click to enlarge
A fallback.

Ante el avance de esta quinta ola, Verán insistió en que las vacunas son la mejor barrera conocida hasta el momento y destacó que "no impiden el contagio, pero impiden el desarrollo del virus una vez que te infectás (...), y por ello las formas graves" de la Covid-19.

"Por cada enfermo vacunado con dosis de refuerzo en reanimación hay 20 enfermos no vacunados", sentenció.

En ese sentido, el responsable sanitario instó al Parlamento a retomar el debate para que el pase sanitario sólo sea válido con una pauta de vacunación completa y no con un test negativo, como estaba permitido hasta ahora en Francia.

"Piensan que podemos dejar para más adelante la cuestión del pase sanitario, pero para nosotros hay una urgencia y cuando podamos tomar la decisión que pueda aplicar al otro día, será aplicada al día siguiente. La prioridad es la salud de los franceses", reprochó a la oposición, citado por el diario Le Monde.

El oficialismo sufrió anoche un duro golpe a su intención de aprobar esta semana el proyecto para limitar el uso del pase sanitario a las personas vacunadas, luego que la oposición lograra suspender anoche el debate en la Cámara Baja.

Si bien el partido del presidente Emmanuel Macron tiene mayoría parlamentaria, no todos sus diputados estuvieron presentes en la votación, que se hizo a la medianoche, por lo que la oposición unida -derecha, extrema derecha e izquierda- pudo sacar adelante la suspensión.

Los medios franceses apuntaron que la decisión sorpresa del partido conservador Los Republicanos, que ha respaldado el grueso de la legislación gubernamental, es un indicio de la creciente tensión política en el país de cara a las elecciones presidenciales del próximo abril, para las que Macron se perfila como favorito.

El suceso puso, asimismo, en evidencia las flaquezas del oficialista La República En Marcha, un partido que no ha logrado construir una base sólida desde el ascenso meteórico de Macron a la Presidencia en 2017.

Pese a este inconveniente, el debate se reanudará esta noche, según reportó la agencia de noticias AFP, que citó fuentes parlamentarias.

El Gobierno quiere que la ley esté aprobada para el próximo 15 de enero. (Télam)