PARIS, 9 ENE - Dieciseis policías heridos y 26 arrestados en París fue el saldo de los enfrentamientos al final de la manifestación de hoy contra la reforma de las pensiones, una protesta que suma 36 jornadas.

Se observó una imagen surrealista en el corazón de los enfrentamientos en torno a Saint Augustin, el lugar donde finalizaba la manifestación.

Un grupo de los llamados Black Bloc, todos vestidos de negro y siempre listos para los desmanes, desató enfrentamientos con la policía y la devastación de las tiendas.

Sofás y sillones arrebatados de la sede de una agencia de seguros asaltada se desperdigaban en la calla, mientras los gases lacrimógenos desataban una atemorizante humareda y muchos huían raudos.

Escenas habituales de guerrilla, como siempre al final de la manifestación contra la reforma de las pensiones, que impulsa el gobierno del presidente Emmanuel Macron.

Más de 120 mil personas, excluyendo las reunidas en París, fueron las personas que se manifestaron hoy en treinta ciudades francesas para pedir el retiro del plan de reforma de las pensiones, según la prensa local.

Sin embargo, casi todas las ciudades han visto una participación decreciente en comparación con la primera gran manifestación del 5 de diciembre.

Ese día, los desfiles habían reunido a 806 mil manifestantes en toda Francia, incluido París, según el ministerio del Interior.

Mañana se esperan más inconvenientes en el metro de París, al cumplirse el 37 día consecutivo de huelga contra la reforma de las jubilaciones.

(ANSA).