El gobierno francés anunció hoy una campaña de vacunación de refuerzo contra la Covid-19 para los mayores de 18 años, cinco meses después de su última inyección, en busca de frenar la quinta ola de coronavirus que corre el riesgo de socavar la recuperación económica del país, por lo que descartó recurrir de nuevo al confinamiento y al toque de queda.

El domingo pasado, el vocero del Gobierno francés, Gabriel Attal, ya había alertado en una entrevista conjunta con tres medios locales que la quinta ola del coronavirus comenzó "como un rayo" con 80% más de casos que la semana anterior.

El promedio móvil de siete días de casos nuevos diarios se ubicaba en un máximo de tres meses de 21.761 y casi se cuadruplicó en un mes.

La semana pasada, los casos saltaron a 20.000 diarios, mientras que la cifra de muertes diarias promediaba los 50.

Pero hoy, Francia informó de más de 30.000 nuevas infecciones por segundo día consecutivo en la últimas 24 horas, una secuencia no vista desde finales de abril.

Pese a que el número de infecciones se duplica cada 11 días en Francia, los funcionarios dijeron que no era necesario seguir a países europeos como Austria, que volvió a imponer bloqueos, aunque sí aceptaron endurecer medidas.

Click to enlarge
A fallback.

Por el momento no habrá "ni cierre anticipado de comercios ni restricciones de desplazamiento", indicó el ministro de Salud, Olivier Véran en conferencia de prensa, informó la agencia de noticias AFP.

No obstante, el uso de tapabocas vuelve a ser obligatorio en el interior de cualquier lugar público, y la validez de los test negativos será de 24 horas como máximo, en lugar de 72 horas.

La actual ola de coronavirus, la quinta en Francia desde el inicio de la pandemia mundial, "es incontestablemente más fuerte, más larga (....) que la de este verano", indicó.

Pero "podemos enfrentarla sin recurrir a las medidas más coercitivas", añadió.

"Todavía tenemos nuestro destino en nuestras manos", agregó, e instó a la población a respetar las reglas de distanciamiento social y a aplicarse la dosis de refuerzo.

El responsable de la cartera de Salud indicó que cualquier persona de 18 años o más sería elegible para las dosis de refuerzo y que el período entre la vacunación completa y esta dosis se reduciría a cinco meses en lugar de seis.

Asimismo, destacó que estas vacunas se convertirán en requisito para validar el pase sanitario requerido en Francia para ingresar a restaurantes, cafés, cines y museos, entre otros lugares públicos.

La dosis de refuerzo de las vacunas contra la Covid-19 ya estaba autorizada en Francia para los mayores de 65 años, las personas en situación de riesgo y el personal sanitario.

Véran explicó que Francia actualmente tiene alrededor de 25 millones de dosis, suficientes para acelerar la campaña de refuerzo.

Este nuevo anuncio "en la práctica afecta a 25 millones de franceses, 6 millones de los cuales ya han recibido su dosis de refuerzo", explicó el ministro.

"Por lo tanto quedan 19 millones de franceses que pueden optar a la dosis de refuerzo y a los que pedimos que se vacunen en los próximos dos meses", precisó.

La vacunación de los niños de entre 5 y 11 años es descartada por el momento, pero "si se toma la decisión, no empezará en todo caso antes de principios de 2022", explicó.

El ministro dijo que pediría a la HAS (Alta autoridad de Salud de Francia) y al comité de ética médica que examinen si los niños de 5 a 11 años deberían poder vacunarse.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aprobó este jueves la vacuna de Pfizer para los menores de entre 5 y 11 años.

El 76,33% de la población está vacunada con al menos una dosis en Francia.

Desde el inicio de la pandemia, Francia acumula 7,21 millones de casos y más de 116.000 decesos. (Télam)