Francia diseñó este año su desfile del 14 de julio para demostrar su apoyo a Kiev y el compromiso con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en especial con los aliados de Europa del Este más afectados por la guerra lanzada por Rusia contra Ucrania, el pasado 24 de febrero. En vísperas del Día de la Bastilla, el presidente Emmanuel Macron elogió la inesperada capacidad de los ucranianos para hacer frente a la agresión de Rusia. Ante el contexto, el mandatario aseguró que pidió una revisión de la organización militar de su país para hacerla más ágil frente a las amenazas cambiantes. "Todos y cada uno de nosotros quedamos impresionados por la fuerza moral de la nación ucraniana que le permitió resistir a pesar de un equilibrio de poder inicialmente desfavorable", aseguró Macron a los altos mandos militares franceses. El mandatario pidió además un "replanteamiento" de la presencia militar de Francia en África, informó el sitio France24.com. "Les he pedido al ministro, al jefe del Estado Mayor Conjunto y al delegado general de Armamento que revisen la pertinencia de nuestras organizaciones, de nuestras estructuras y hasta de nuestra forma de ver las cosas (...) para poder tomar decisiones más rápido, coordinar mejor y con eficiencia y adaptarse a la evolución de los conflictos", remarcó el jefe de Estado.. "Compartir la llama".. El lema de los eventos de la Bastilla de este año es "Compartir la llama", una referencia a que Francia será sede de los Juegos Olímpicos de 2024. También han sido invitados atletas olímpicos y paralímpicos de alto perfil, aunque la atención principal estará centrada en Ucrania y la seguridad en Europa. "El desfile está marcado y tiene en cuenta el contexto estratégico (...) La idea es resaltar la solidaridad estratégica con nuestros aliados", ratificó un funcionario de la oficina del presidente Macron, citó el canal francés. El evento, que contó con aviones de combate, vehículos militares y un sofisticado dron de combate estadounidense que sobrevoló el desfile por primera vez, fue organizado para abrir con la exhibición de las banderas de nueve países. La mayoría de ellos vecinos del territorio ucraniano o de Rusia: Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Rumanía y Bulgaria. A las tropas aliadas de Europa del Este se les asignó la posición delantera y las tropas multinacionales desplegadas en Rumania tras la invasión marcharon junto a ellas. Las siguientes unidades militares en recorrer las calles fueron las fuerzas armadas francesas desplegadas cerca de Ucrania desde que estalló el conflicto. Fue una forma de otorgarles un lugar especial en el evento, al que además del presidente, asisten miembros de su Gobierno y líderes extranjeros, subrayó el citado medio. El Día de la Bastilla marca el 14 de julio de 1789, cuando multitudes furiosas en París asaltaron la prisión de la Bastilla y ayudaron a desencadenar la Revolución Francesa. Int./AEB/EFR NA