Otros 33 participantes de las protestas del 11 y 12 de julio de 2021 en Cuba recibieron sus sentencias definitivas, con lo que suman 414 los condenados por esas manifestaciones, algunos con hasta 25 años de prisión, informó hoy la Fiscalía General.

Las sentencias se dieron a conocer poco después de que Washington sancionara ayer a cinco funcionarios cubanos justamente por su desempeño en los juicios a muchos de quienes salieron a protestar el 11 de julio de 2021 en reclamo de alimentos y mayor apertura democrática, cuando la isla sufría los embates de la pandemia.

Las protestas dejaron un muerto, decenas de heridos y más de 1.300 detenidos, cientos de los cuales siguen en prisión, según la organización civil Justicia 11J.

En un comunicado, la Fiscalía informó que de los 33 participantes en las protestas registradas en La Habana y en la vecina provincia de Mayabeque que habían apelado sus sentencias en primer instancia, "30 fueron sancionados con penas de privación de libertad", 20 de ellos entre cinco y 10 años y otros 10 entre 10 y 18 años.

A otros dos les fue conmutada la sanción de privación de libertad "por trabajo correccional sin internamiento", y a un tercero por la de "limitación de libertad", lo que tampoco implica su ingreso a prisión, detalló la fiscalía, según la agencia de noticias AFP.

Justamente ayer el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, informó que Washington había dispuesto sanciones para cinco funcionarios cubanos por su papel en los juicios "injustos" y el encarcelamiento de participantes de las protestas.

Se trata de una respuesta a los funcionarios "que niegan a los cubanos sus derechos humanos básicos y libertades fundamentales", añadió Blinken, sin dar nombres.

Su par cubano, Bruno Rodríguez, repitió una reacción ya habitual, al replicar en la red Twitter: “nuevamente EEUU acude a medidas coercitivas contra Cuba como acto de agresión, con sanciones individuales basadas en acusaciones mendaces y absolutamente infundadas".

"No nos doblegan; solo provocan nuestro más enérgico rechazo", sentenció Rodríguez, que también publicó su reacción en inglés.

Para las autoridades de la isla, las manifestaciones -las mayores desde el triunfo de la revolución en 1959- fueron impulsadas desde Estados Unidos.

El lunes último, la Fiscalía ya había dado cuenta de condenas definitivas para 381 manifestantes, incluidos 36 que recibieron penas de hasta 25 años de cárcel por sedición.

En enero, el gobierno había informado que 790 personas, entre ellas 55 menores de 18 años, tenían causas abiertas en la justicia por las manifestaciones de julio.

Y en marzo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió a Cuba evitar "juicios injustos", tras manifestar su "preocupación" por las penas de hasta 30 años de prisión a quienes protestaron. (Télam)