Una Fiscalía Anticorrupción de Panamá pidió que vaya a juicio el expresidente Juan Carlos Varela, a quien acusa de blanquear dinero proveniente de sobornos pagados por la empresa brasileña Odebrecht para ser favorecida en obras públicas.

Para la Fiscalía, “se debe emitir un auto de llamamiento a juicio" contra Varela porque "existen suficientes medios probatorios que permiten acreditar la vinculación" del expresidente "con el delito de blanqueo de capitales".

Varela, presidente de 2014 a 2019, está acusado de recibir dinero de Odebrecht a través de sociedades pantalla y de cuentas en el extranjero entre 2008 y 2014, cuando era titular del Partido Panameñista.

Según las acusaciones, el dirigente recibió en ese periodo 10 millones de dólares de la multinacional brasileña para campañas políticas, en cuentas creadas "para beneficiar y traspasar fondos a terceras personas”, reportó la agencia AFP.

El exgobernante, vicepresidente durante el gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014), también imputado, reconoció durante el proceso que recibió dinero de Odebrecht para financiar la campaña electoral de 2009, pero no mientras fue jefe del Ejecutivo.

Pero la Fiscalía asegura que Varela también habría recibido pagos "cuando ya mantenía el cargo de presidente constitucional de Panamá" y cuando era vicepresidente, en momentos en que Odebrecht "se beneficiaba con la adjudicación de contratos para la construcción de obras públicas de gran envergadura e impacto social".

La lectura de la acusación llevó varios días, porque fue un documento de 810 páginas, según el sitio local prensa.com.

En Panamá, la firma brasileña construyó dos líneas del metro del área metropolitana, amplió el aeropuerto Internacional de Tocumen y tuvo a cargo varios tramos del paseo marítimo de la capital panameña, entre otras obras millonarias.

En 2016, Odebrecht se declaró culpable ante un tribunal de Brooklyn de haber distribuido más de 788 millones de dólares en sobornos a responsables gubernamentales, funcionarios y partidos políticos de varios países de América Latina para conseguir obras de infraestructuras.

Solo en Panamá, la empresa reconoció haber pagado sobornos por 59 millones de dólares, y los acusados son cerca de 50, entre ellos el expresidente Martinelli, cuyos hijos están presos en Estados Unidos tras declararse culpables de recibir 28 millones de dólares de la multinacional.

Martinelli atribuyó hoy la causa a que es un dirigente que conserva buena imagen en el electorado y culpó al vicepresidente José Gabriel Carrizo, que busca sacarlo de la carrera por las próximas elecciones.

"Sinceramente, si yo no fuera un árbol que da frutos no estaría aquí en estos momentos y no estarían haciendo esta fachada de juicio que no tiene nada que ver. Esto es un juicio inventado", manifestó Martinelli, según el diario Panamá América.

El exmandatario remarcó que no recibió “ni un solo centavo mal habido”. “Todos los recursos que he recibido fueron políticos, en el 2008 y 2009, y fueron declarados. Si encuentran un real mal habido mío, yo me los corto, pero también si no los encuentran que se los corte Gaby Carrizo", puntualizó.

Y desafió al vice a enfrentarlo en las urnas el año próximo, "aunque no tiene la hombría de venir y por eso tiene que ir con argucias falsificando cosas". (Télam)