El exministro de Interior italiano y líder de la extrema derecha Matteo Salvini no debería ser enjuiciado por el maltrato que recibieron migrantes a los que le demoró su desembarco en el país, declaró hoy un fiscal, a un mes de la decisión sobre si avanza o no el proceso judicial.

Salvini es acusado de haber retenido ilegalmente a más de 100 de personas en alta mar, después de que esos migrantes hubieran sido salvados por un guardacostas en julio de 2019.

Su conducta "no es equiparable al delito de secuestro" y "no constituye delito", opinó el fiscal, Andrea Bonomo, en una audiencia preliminar en la ciudad siciliana de Catania, informó la agencia de noticias Ansa.

El líder de la Liga, un partido contrario a permitir el ingreso de migrantes sin documentación y refugiados, "no violó ninguna convención internacional" y actuó con el apoyo de su Gobierno, indicó el funcionario judicial.

El juez que presidió la audiencia preliminar, Nunzio Sarpietro, debe decidir el 14 de mayo si desestima los cargos u ordena un juicio.

De ser condenado, Salvini podría sufrir una condena de hasta 15 años de cárcel.

"Estoy feliz porque hoy la fiscalía dijo que no había crimen, ningún secuestro", declaró Salvini al término de la audiencia judicial.

Los migrantes habían sido rescatados en el Mediterráneo el 25 de julio de 2019, tras cinco días a la deriva.

Fueron transferidos al navío "Gregoretti" al día siguiente, donde tuvieron que permanecer retenidos durante días, bajo un intenso calor.

Quince menores pudieron desembarcar el día 29 de julio, tras una sentencia de un tribunal de menores de Catania.

Otros 16 pasajeros bajaron del barco el 31, después de que Salvini lograra negociar un acuerdo con otros países europeos para que aceptaran recibir a algunos de ellos. (Télam)