El fiscal general de Brasil, Augusto Aras, abrió hoy una investigación preliminar contra el presidente Jair Bolsonaro y el ministro de Salud, general en actividad Eduardo Pazuello, por el colapso del sistema sanitario y la falta de oxígeno que mató por asfixia a pacientes de coronavirus en los estados amazónicos de Amazonas y Pará, se informó oficialmente.

La apertura de esta investigación preliminar se produce luego de un pedido hecho ante el Supremo Tribunal Federal por el Partido Comunista do Brasil (PCdoB), cuyo mayor referente es el gobernador del estado nordestino de Maranhao, Flávio Dino.

El carácter de preliminar obliga a la fiscalía a evaluar si existen pruebas para iniciar una causa ante la corte suprema contra Bolsonaro no apenas por el colapso sanitario, sino por haber convertido en política de salud pública la administración de remedios como vermífugos como Ivermecticina y antipalúdicos como la hidroxicloriquina, sin efectividad comprobada contra el coronavirus.

Según la denuncia del bloque de diputados del PCdoB, Bolsonaro y Pazuello deben ser responsabilizados.

El ministro de Salud por "su inercia" frente a la debacle del sistema tras haber sido advertido días antes del colapso del 13 y 14 de enero en los hospitales de Manaos y Bolsonaro por "por su posición sin compromiso en relación a las políticas contra la pandemia en el Sistema Unico de Salud".

El fiscal escribió a la corte que la investigación preliminar sirve para verificar los hechos narrados en la denuncia.

"En caso de que eventualmente aparezcan indicios razonables de posibles prácticas delictivas por parte de los denunciados, será requerida la instrucción de una causa en el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país", escribió el fiscal Aras, quien llegó al cargo por designación de Bolsonaro el año pasado.

El estado de Amazonas es el que tiene los peores registros de Brasil.

Según el Ministerio de Salud, con 4,1 millones de habitantes, acumula 276.551 casos, siendo que son 6.673 positivos por cada 100.000 habitantes.

Amazonas acumula 8.716 muertos y la tasa de fallecidos es la más alta del país, con 210 decesos por cada 100.000 habitantes.

El ministro Pazuello es blanco de otra investigación abierta por Aras ante el Supremo Tribunal Federal y hoy declaró ante la Policía Federal en un hotel de tránsito del Ejército, en el sector militar de Brasilia, para investigar si hubo omisión frente al fracaso del sistema sanitario de Amazonas, sobre todo en su capital, Manaos.

El presidente Bolsonaro dijo ante la crisis que no es responsable ya que ofreció los recursos a estados y municipios, según el encargados de mantener la logística e infraestructura de los hospitales públicos. (Télam)