Finlandia anunció hoy que endurecerá algunas de las medidas sanitarias existentes para controlar la propagación del coronavirus, mientras busca acelerar la campaña de vacunación para quienes todavía no se han inmunizado así como también para aplicar las dosis de refuerzo.

Tras una reunión de gabinete, la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, informó que la nación nórdica de 5,5 millones de habitantes intensificará la vacunación para los 800.000 ciudadanos (15%) que todavía no han recibido ninguna vacuna.

Además, informó que el horario de apertura de la hostelería se limitará y a partir del día 24 de diciembre se prohibirá la venta de productos desde las 21 y se cerrarán los establecimientos a las 22.

A partir del 28 de diciembre las restricciones se endurecerán más y los restaurantes deberán dejar de servir a partir de las 17 y cerrar una hora más tarde, a las 18, dijo Marin, según consignó la agencia de noticias Europa Press.

Actualmente, en las zonas donde hay más incidencia de coronavirus, ya hay ciertas restricciones en este sector, si bien hasta ahora se podían evitar presentando el pasaporte Covid.

Esa regla, sin embargo, también fue modificada.

Click to enlarge
A fallback.

A partir de ahora se podrá seguir presentando el certificado de vacunación para actividades de "bajo riesgo" -como visitar museos, bibliotecas o salas de arte, deportes en interior o piscinas-, pero durante tres semanas perderá validez en "situaciones de riesgo moderado y significativo" -como bares, restaurantes o locales de ocio nocturno, o actividades de deporte en equipo en espacios cerrados.

La actividad educativa seguirá como hasta ahora, por lo que se mantiene la presencialidad en las aulas, si bien las autoridades recomendaron que las universidades desarrollen su actividad de forma telemática, una decisión que toman las propias autoridades de los centros de educación superior.

Asimismo, desde el 28 de diciembre se empezará a exigir un test de coronavirus negativo a los pasajeros llegados de otros países de la Unión Europea (UE) que, además, deberán comprobar que están vacunados o se han recuperado de la enfermedad en los últimos seis meses.

Esta última medida estará vigente hasta el 16 de enero.

Las autoridades sanitarias finlandesas han notificado cerca de 220.000 casos positivos desde el inicio de la pandemia, y casi 1.500 muertos por el virus. (Télam)