El Movimiento Nacional por Nuestros Desaparecidos de México, que agrupa a más de 70 colectivos de familiares de víctimas, denunció hoy que aún hay 52.004 cadáveres sin identificar en el país que yacen en fosas comunes y servicios forenses, pese a la crisis forense que declaró al inicio de su Gobierno Andrés Manuel López Obrador.

"Existe en México una profunda crisis forense en materia de identificación humana. Según cifras oficiales, se han acumulado más de 52.000 personas fallecidas sin identificar", reportó el colectivo en un informe elaborado en base a solicitudes de información pública enviadas a los servicios forenses del país, según la agencia de noticias AFP.

Además, el colectivo destacó que, de las más de 52.000 personas no identificadas, "60% yace en fosas comunes en cementerios públicos".

Del 40% restante, el informe sostiene que "las autoridades no han podido o no han querido informar dónde se encuentra el 22% de estas personas", mientras que el 7% está en instalaciones de los servicios forenses, el 5% en universidades y un 1% en centros de resguardo forense.

El 5% final, en tanto, corresponde a "otros lugares" que los servicios forenses no identificaron con claridad, agregó el texto.

Las cifras "dejan ver cómo el aumento de la violencia en los últimos 15 años ha tenido un gran impacto en la sociedad, particularmente en materia de desapariciones forzadas y homicidios", y al mismo tiempo "se han agravado las limitaciones de los servicios forenses", advirtió el colectivo en el informe y presentó una serie de causas.

Entre las más destacadas se encuentran personal insuficiente, formación inadecuada, poco trabajo interdisciplinario, bajos sueldos y contratos temporales en los servicios forenses.

La llamada crisis forense ha sido un tema urgente reconocido por el Gobierno desde la primera hora.

En octubre de 2019, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) denunció la existencia de más de 30.000 cadáveres no identificados en las morgues de México que no habían sido reclamados por nadie.

Y en agosto de ese año, el país se conmovió luego que un camión frigorífico circulara por barrios empobrecidos del estado de Jalisco con 273 cadáveres sin identificar, víctimas de la creciente criminalidad, por falta de espacio para conservarlos.

Según el Gobierno federal, en la actualidad hay más de 82.500 personas desaparecidas en el país. (Télam)