La familia del exvicepresidente paraguayo Óscar Denis, secuestrado en septiembre de 2020 por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), criticó hoy la falta de "voluntad política" del Gobierno para conseguir la liberación de las personas en cautiverio.

“En estos nueve meses fuimos y somos testigos de que no existe voluntad política en el Poder Ejecutivo para el retorno de los secuestrados. El Gobierno no actúa o sus actos no son suficientes para alcanzar resultados”, expresó Beatriz Denis, una de las hijas del político y principal vocera de la familia, en una conferencia de prensa.

“Tenemos la sensación de que existe indiferencia por parte de las autoridades hacia el secuestro de Óscar Denis, (y de los suboficiales) Edelio Morínigo y Félix Urbieta. Tenemos la sensación de que lo que importa no es proteger a los paraguayos”, reprochó la mujer.

Además, lamentó que las autoridades no le permitan a la familia contar con la mediación de la Cruz Roja Internacional en la búsqueda y urgió al Estado a actuar para recuperar la libertad de su padre y de los demás secuestrados, informó el diario paraguayo Última Hora.

“Se niega a permitir la mediación de la Cruz Roja, priorizando argumentos políticos antes que la seguridad y la vida de los paraguayos. A nueve meses del secuestro de papá, podemos decir que la inseguridad no es una sensación”, agregó.

La mujer también se quejó de la falta de acompañamiento y "la indiferencia de las autoridades" que priorizan las internas partidarias, antes que el bienestar de la ciudadanía.

“A nueve meses del secuestro de papá nos vemos solas, frente a la indiferencia de autoridades que priorizan sus privilegios y sus internas partidarias al bienestar de los paraguayos. A nueve meses del secuestro, seguimos aferradas a nuestra fe para no ceder a la desesperación”, manifestó.

Hace tres semanas, el Ejército desmanteló un campamento de la guerrilla pero descartó que Denis y otros secuestrados hayan estado ahí.

Por otro lado, esta semana el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, promulgó hoy una ley que le otorga una pensión graciable a Obdulia Florenciano, la madre de Morínigo, secuestrado desde 2014.

La familia Denis no tiene mayores novedades desde que el político liberal fue secuestrado en su estancia Tranquerita, ubicada entre los departamentos norteños de Concepción y Amambay, zona de influencia de la guerrilla.

La única vez que los secuestradores se comunicaron con la familia fue para pedir que realicen una donación de víveres a comunidades por un valor de 2 millones de dólares para la liberación de Denis.

La otra exigencia, dirigida al Gobierno, era la excarcelación de dos presos históricos de la guerrilla, algo que el Ejecutivo descartó por inviable.

Denis fue vicepresidente del gabinete del presidente Federico Franco (del Partido Liberal), entre 2012 y 2013, además de gobernador de Concepción, y tras dejar la política se dedicó a su empresa ganadera.

El secuestro se produjo pocos días después de un criticado operativo de las fuerzas especiales destinadas al combate al EPP, en el que murieron dos niñas argentinas, supuestas hijas de algunos líderes guerrilleros.

El Gobierno desplegó a mediados de setiembre del 2020 un contingente de 800 policías y militares en el norte del país, donde fue secuestrado el exvicepresidente, para apoyar a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) con la búsqueda del secuestrado, pero sin resultados positivos. (Télam)