Diversos exprimeros ministros británicos rindieron hoy homenaje al príncipe Felipe, marido de la Reina Isabel II, tras su fallecimiento a dos meses de cumplir los 100 años.

"Toda nuestra nación se unirá en tristeza por la muerte del príncipe Felipe. Naturalmente, será reconocido como un apoyo notable y firme a la Reina durante tantos años. Sin embargo, también debe ser recordado y celebrado por derecho propio como un hombre de previsión, determinación y coraje", destacó el expremier laborista Tony Blair, en un comunicado.

En palabras de Blair, el príncipe Felipe "a menudo se adelantó a su tiempo" respecto a la protección del medio ambiente, la reconciliación entre religiones y la creación del "innovador y eficaz" premio el duque de Edimburgo, que ha beneficiado a jóvenes de todo el mundo desde 1956.

Un programa destacado también por el exprimer ministro conservador David Cameron, quien subrayó "el legado increíble" dejado por el marido de Isabel II "al haber apoyado a tantas organizaciones benéficas, instituciones y buenas causas británicas".

"Mostró verdadera dedicación a nuestro país, con un servicio incansable que se remonta a su valiente deber naval en la Segunda Guerra Mundial. Ha sido una gran parte de nuestra vida nacional desde mucho antes de que naciera la mayoría de nosotros", señaló, citado por el diario The Guardian.

En tanto, la exprimera ministra Theresa May ofreció sus condolencias a la familia real por "la pérdida de un devoto esposo, padre, abuelo y bisabuelo".

"La nación y toda la Mancomunidad de Naciones le deben al Príncipe Felipe una extraordinaria deuda de gratitud por una distinguida vida de servicio a la Reina, a nuestro país y a tantos en todo el mundo", tuiteó.

También el expremier John Major recalcó el papel desempeñado por el duque de Edimburgo "en su vida de servicio a la monarquía y al Reino Unido".

"Modesto hasta la médula, y odiando cualquier tipo de alboroto o molestia, personificó el espíritu británico y se mantuvo fiel a sí mismo hasta el final", expresó y concluyó: "La efusión de afecto y tristeza que seguirá a su pérdida lo sorprendería y lo avergonzaría, pero será real y sentida".

El duque de Edimburgo, el consorte real más longevo de la historia de la corona británica y una presencia constante junto a la reina Isabel II durante décadas, falleció a los 99 años, anunció el Palacio de Buckingham.

La última vez que se lo vio en público en una aparición programada fue durante una ceremonia militar celebrada en el palacio de Windsor en julio pasado, días después de acudir a la boda de su nieta la princesa Beatriz.

El príncipe Felipe, recientemente dado de alta del hospital tras ser sometido con éxito a una intervención cardíaca, estuvo casado durante siete décadas con la monarca británica de 94 años.

(Télam)