El expresidente de Perú Manuel Merino negó su responsabilidad en la muerte de dos jóvenes que participaron en unas protestas contra su Ejecutivo en noviembre de 2020 tras declarar ante la Fiscalía en el marco de la investigación por estos hechos. .

Merino, que estuvo solamente cinco días en el poder, compareció ayer por la muerte de Inti Sotelo Camargo y Brian Pintado, quienes recibieron impactos de perdigones de plomo por parte de las fuerzas de seguridad en las multitudinarias manifestaciones contra su Gobierno y figura, según la emirsora peruana RPP.

A su salida, Merino negó en declaraciones a la prensa que estas muertes fueran su responsabilidad y dijo que espera que pronto se concluya la investigación judicial en su contra para dar "tranquilidad a los peruanos" de que su efímera gestión fue constitucional.

La Fiscalía también investiga al exministro del Interior Gastón Rodríguez y al expresidente del Consejo de Ministros Antero Flores Araoz, quienes declararon en días previos.

Ambos son investigados preliminarmente por los presuntos delitos de homicidio doloso, lesiones graves y lesiones leves producidas en un contexto de abuso de autoridad y violación de Derechos Humanos, informó Europa Press.

El 9 de noviembre de 2020, el Congreso de Perú aprobó una moción de censura contra el entonces presidente Martín Vizcarra por delitos de corrupción y forzó así el ascenso del hasta entonces titular de la Cámara, Manuel Merino, quien poco después se vio empujado a dimitir debido a las muertes de Sotelo y Pintado.

Francisco Sagasti fue nombrado entonces como nuevo presidente interino de Perú y se convirtió en el cuarto inquilino de la Casa de Pizarro en tan solo cuatro años, cumpliendo finalmente su tarea de liderar el país hasta los comicios de junio que dieron la victoria al candidato de izquierda Pedro Castillo. (Télam)