Un auto cargado de explosivos estalló hoy frente a una estación de policía en el puerto de Guayaquil, en un hecho considerado una "agresión terrorista" por un jefe policial, que no reportó víctimas.

Una unidad de vigilancia comunitaria de la policía fue "objeto de una agresión terrorista por medio de la explosión de un denominado coche-bomba", explicó el jefe del distrito Florida, al norte de Guayaquil, Maximiliano Maldonado.

Maldonado detalló que el estallido no dejo muertos ni heridos y que únicamente había "daños pequeños" en un vehículo de la policía que se encontraba cerca.

La Fiscalía ecuatoriana ya informó que hay una persona detenida.

"Posiblemente este atentado es del grupo delictivo conocido como Los Tiguerones", señaló Maldonado, que reseñó que los presuntos responsables pintaron una leyenda con el nombre de la organización en un auto que estaba estacionado cerca del lugar.

Los Tiguerones es una de las bandas criminales con fuerte presencia en las cárceles y participación en algunas de las masacres que el año pasado y este pusieron en alerta a las autoridades.

Para el jefe policial, la explosión puede ser una "represalia" por "los trabajos que la policía viene realizando" en el sector.

El sitio Primicias cita fuentes de la investigación que señalaron que personas no identificadas estacionaron el auto-bomba junto a la sede policial y después escaparon en moto.

Hace poco más de un mes, frente a un complejo penitenciario de Guayaquil estalló otro vehículo, en un hecho que tampoco dejó víctimas.

Más temprano, el ministro del Interior, Patricio Carrillo, indicó que "policías limpian grafitis y simbolismos de organizaciones criminales y reciben atentados".

"El crimen organizado no detendrá la lucha por devolverle paz a los ecuatorianos", escribió Carrillo en Twitter, según la agencia AFP.

Ecuador cerró 2021 con una tasa de 14 asesinatos por cada 100.00 habitantes, casi el doble que en 2020 y las autoridades incautaron el récord de 210 toneladas de droga. (Télam)