Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidieron más datos a China sobre los casos iniciales de coronavirus, informó hoy el responsable de la misión del organismo que viajó a la ciudad de Wuhan para investigar los orígenes de la Covid-19.

Un pedido expresado horas antes por el Gobierno de Estados Unidos, que instó a Beijing a entregar más datos sobre su respuesta inicial a la pandemia, a la vez que reclamó a la OMS un informe "independiente" y sin "intervención" de las autoridades chinas.

"Queremos más datos. Hemos pedido más datos", declaró Peter Ben Embarek, líder de la misión de la OMS en Wuhan, luego de que la investigación de su equipo concluyera esta semana sin conclusiones definitivas al respecto, reportó la agencia de noticias AFP.

"Hay una mezcla de frustración pero también una mezcla de expectativas realistas, en términos de qué se puede hacer teniendo en cuenta las exigencias de tiempo", dijo el experto, quien espera que esos datos brutos sean entregados más adelante.

La misión de cuatro semanas en Wuhan -donde oficialmente se originó el brote- concluyó sus trabajos el pasado lunes sin un hallazgo claro.

Los miembros tuvieron que caminar por la cuerda floja diplomática durante su estancia, con Estados Unidos insistiendo en que se realizara una investigación "sólida" mientras China pedía que no se politizara el asunto.

"Tenemos profundas preocupaciones sobre la forma en que se comunicaron las primeras conclusiones de la investigación de Covid-19 y preguntas sobre el proceso utilizado para llegar a ellas", dijo hoy el asesor de Seguridad Nacional norteamericano, Jake Sullivan, quien pidió a China "poner a disposición sus datos desde los primeros días del brote".

"Es imperativo que este informe sea independiente, con conclusiones de expertos libres de intervención o alteración por parte del Gobierno chino", agregó en un comunicado.

Oficialmente la pandemia, que ha matado a cerca de 2,4 millones de personas en el mundo, surgió entre murciélagos, que pudieron pasarla a seres humanos a través de otro mamífero.

Si bien las autoridades informaron que el virus fue detectado en Wuhan en diciembre de 2019, hay dudas sobre si no estaba ya circulando previamente.

El equipo de expertos de la agencia sanitaria de la ONU determinó que no había focos de Covid-19 importantes en Wuhan ni en ningún otro lugar antes de diciembre de 2019, pero no descartó que quizás hubiese casos aislados.

Ben Embarek precisó que la misión hubiese preferido tener acceso a datos brutos sobre enfermedades como neumonía, gripe y fiebre en la ciudad que quizás pudieran arrojar más luz sobre el inicio de la pandemia.

Si bien antes de su viaje científicos chinos habían identificado 72.000 casos de ese tipo entre octubre y diciembre de ese año, tras un profundo cribado de los mismos, llegaron a la conclusión de que solo 92 pacientes pudieron mostrar síntomas de Covid-19.

De esos 92, 67 pudieron pasar tests serológicos y todos dieron negativo al coronavirus.

Ben Embarek explicó que el equipo no pudo tener acceso a los criterios específicos que fueron usados.

"Estamos intentando entender cómo se baja de 72.000 a 92", indicó.

Otro experto del equipo, el epidemiologista británico John Watson, señaló que hubo una "discusión franca y amplia" sobre el acceso a todos esos datos en bruto, pero matizó que centrarse excesivamente en eso podría ser injusto.

Los chinos compartieron "muchísimos detalles" sobre su trabajo, métodos y resultados.

En tanto, la teoría de que el virus se propagó a partir de un experimento fallido de laboratorio -esgrimida por el expresidente estadounidense Donald Trump y su secretario de Estado Mike Pompeo- parece "extremadamente improbable", dijo el equipo, al tiempo que introdujo nuevas vías de investigación.

El Gobierno chino, por su parte, expuso repetidamente la teoría de que el virus llegó a China a través de envases de algunos productos como marisco congelado, algo que el equipo de la OMS no descartó. (Télam)