El exjefe paramilitar Salvatore Mancuso le envió una carta al candidato a presidente por el Pacto Histórico, Gustavo Petro, en la que se ofrece como “gestor de paz y conciliación” para el caso de que el exalcalde de Bogotá gane la jefatura del Estado, informó hoy la prensa local e internacional.

En una carta que se conoció hoy, Mancuso afirmó que tanto él como otros ultraderechistas tienen todavía "mucho" que ofrecerle al país como "aporte" a la reconciliación".

"Muchos de nosotros tenemos todavía mucho que aportar a la sociedad, no solo con la verdad que venimos entregando de manera irrestricta desde hace más de quince años ante Justicia y Paz, sino por nuestra experiencia de vida que ofrecemos como un compromiso y aporte serio a la reconciliación", apuntó.

Mancuso también respaldó la propuesta de Petro de "perdón social" para algunos protagonistas del conflicto armado del país de las últimas décadas, como parte de un proceso de reconciliación colectivo, según la versión del candidato, cuestionada por otros aspirantes al Palacio de Nariño.

"El perdón social del que usted habla no es más que aplicar los principios del enfoque restaurativo que fundamentan la justicia transicional y permitir que el castigo se convierta en un proceso para resarcir el daño, buscando para las víctimas una reparación, para los responsables su redención", argumentó Mancuso en la misiva.

El exjefe paramilitar, extraditado hace una década a Estados Unidos por delitos de narcotráfico, confirmó además que mantuvo con Petro una conversación telefónica, reportaron la agencia ANSA y el diario El Nuevo Siglo.

“Me he enterado que públicamente se ha referido usted a una conversación telefónica que tuvimos, la cual yo busqué; en efecto, corroboro que así fue. Esa ha sido la única vez que hemos hablado y fue para expresarle principalmente mis preocupaciones por la suerte de mi familia y por la forma en la que se había encaminado una negociación que desmovilizó a más de 30 mil combatientes”, reseñó Mancuso.

Petro marcha al frente de todas las encuestas para las elecciones del 29 de mayo, en la que debe elegirse al sucesor de Iván Duque.

Finalmente, el condenado líder paramilitar destacó que “la sociedad colombiana quiere la paz, pero el sistema está diseñado para que después de una desmovilización los excombatientes queden en la marginalidad, en un limbo jurídico, sin derecho a una segunda oportunidad”. (Télam)