Aproximadamente diez sublíneas de la altamente contagiosa variante Delta del coronavirus se encuentran en Rusia, cuyos casos continúan por encima de los 40.000 diarios y la cifra de muertos superó los 1.100 en la última jornada.

"Actualmente en el territorio de Rusia, además de la llamada variante principal y básica B.1.617.2 'Delta' que es también dominante, vemos hasta diez sublíneas más en varias regiones y distritos federales en los últimos meses", destacó el director del Instituto Central de Epidemiología de la oficina nacional de protección al consumidor Rospotrebnadzor, Vasili Akimkin, en el congreso científico-práctico 'Las cuestiones actuales de la supervisión sanitaria y epidemiológica estatal en las Fuerzas Armadas de Rusia'.

El experto señaló que en la actualidad la variante Delta es la dominante en Rusia y precisó que en el mundo se conocen más de 40 sublíneas de esa variante, informó la agencia de noticias Sputnik.

Rusia es el país más golpeado de Europa por la pandemia y, pese a ser productor de más de cinco vacunas de alta eficacia, mantiene récords diarios de infecciones en gran parte debido a la reticencia de la población a inocularse.

Hasta la fecha solo el 32,6% de los rusos están completamente inmunizados.

"Si no encontramos formas de convencer a la gente de que su comportamiento es irresponsable e incluso antisocial, podríamos enfrentar tiempos aún más difíciles", advirtió el exprimer ministro ruso, Dmitry Medvedev, en un artículo de opinión publicado hoy en la gazeta oficial Rossiiskaia.

Click to enlarge
A fallback.

En las últimas 24 horas se registraron en el país 40.402 nuevos positivos y 1.155 decesos asociados a esta enfermedad, un número levemente menor a los 40.993 casos y 1.158 decesos del día anterior, informó el centro Rospotrebnadzor.

Sin embargo, la situación es alarmante. El país registra desde octubre cifras máximas de contagios y muertes que desde la última semana alcanzaron los 40.000 casos y superaron los mil decesos.

"En las últimas 24 horas en Rusia se han confirmado 40.402 casos de infección en las 85 regiones, incluidos 3.619 asintomáticos (el 9,0%)", informó el centro Rospotrebnadzor.

El número acumulado de contagios supone un incremento del 0,47% con respecto al día anterior.

El Kremlin reconoció hoy que la situación en el país sigue complicada y expresó su preocupación por la sobrecarga de médicos que tratan a pacientes con Covid en un momento en que Rusia vive una semana no laborable ordenada por las autoridades para detener la propagación.

Con el fin de romper con la cadena de contagios, el presidente Vladimir Putin declaró un período de inactividad del 30 de octubre al 7 de noviembre en todo el país.

"La situación no es fácil, las camas están ocupadas en gran proporción, la situación no se está haciendo menos complicada en estos días", comunicó el vocero del presidente ruso, Dmitri Peskov, a periodistas.

Peskov destacó el heroísmo de los médicos que trabajan en las llamadas "zonas rojas" y que, tras el aumento de las nuevas infecciones se enfrentan a un "estrés emocional y físico extremo".

Asimismo, indicó que en los tiempos de la pandemia aumenta la responsabilidad de los gobernadores de las regiones rusas que están dotados de poderes especiales que les permiten jugar un papel clave para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Serguéi Sobianin, alcalde de la capital rusa y el peor centro epidémico del país, calificó de difícil la situación sanitaria.

"Durante la semana pasada, unas 10.000 personas fueron hospitalizadas en estado grave. La dinámica de las enfermedades ha disminuido ligeramente, pero la situación sigue siendo difícil", indicó.

En Moscú, las medidas comenzaron el jueves pasado e incluyeron el cierre de servicios no esenciales.

Esta mañana, las calles moscovitas se encontraban inusualmente tranquilas.

Según el último balance del centro operativo nacional para la lucha contra el coronavirus, desde el inicio de la pandemia en el país se registraron más de 8,5 millones de contagios y 239.693 decesos.

Pero según la agencia de estadísticas Rosstat, que tiene una definición más amplia de las muertes relacionadas con el virus, el número total de víctimas de la pandemia en Rusia se situó en casi 450.000 muertes a fines de septiembre. (Télam)