El expresidente boliviano Evo Morales hizo hoy un llamado a la ONU, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a organizaciones defensoras de los derechos humanos del mundo a que hagan algo para detener la "masacre" de los manifestantes en Perú en el marco de las protestas contra el Gobierno de Dina Boluarte.

"En nombre del sagrado derecho a la vida, de los derechos de los pueblos indígenas reconocidos por la ONU y organismos internacionales, en nombre de la paz y la justicia social, exigimos que paren la masacre de nuestros hermanos en Perú. La violencia destruye la convivencia", tuiteó hoy el líder del MAS (Movimiento al Socialismo), en referencia a la represión policial en el sur de Perú, fronterizo con Bolivia, que dejó ayer 17 muertos.

"Hacemos un llamado a la ONU, CIDH, organizaciones defensoras de Derechos Humanos y movimientos sociales e indígenas del mundo a que unan sus voces para pedir el respeto a la vida de nuestros hermanos peruanos, víctimas indefensas de la represión y la exclusión política", agregó el exmandatario (2006-2019).

Ayer, la Superintendencia Nacional de Migraciones del Perú le prohibió el ingreso a territorio nacional a Morales por presuntamente realizar actividades políticas que amenazan el orden interno.

El expresidente respondió que "los conflictos en Perú no se resolverán con expulsiones, prohibiciones ni represiones", porque "un pueblo digno como el hermano pueblo peruano sabe que la única solución a la crisis es la refundación del Estado para la recuperación de los recursos naturales con tolerancia e inclusión", consignó la agencia Sputnik.

Desde que el presidente de Perú, Pedro Castillo, un maestro rural de izquierda, fue destituido y detenido el 7 de diciembre por su intento de suprimir el Congreso y gobernar por decreto, Morales utilizó su cuenta de Twitter para referirse a la convulsión social que atravesó el país con esa crisis política, acusando a la "derecha fujimorista" y "medios derechistas" de haber conspirado para destituir al mandatario.

"La crisis política que afecta al hermano pueblo peruano, al Perú profundo especialmente, fue provocada por la conspiración permanente de la derecha fujimorista y medios derechistas contra un gobierno elegido en las urnas cuyo delito imperdonable" fue representar a los más pobres", escribió el expresidente boliviano.

Y ayer publicó en Twitter: ""Lamento mucho cómo la hermana Dina Boluarte, que antes defendía nuestro proceso de integración con dignidad, solidaridad y hermandad, ahora nos ataca para distraer y esquivar la responsabilidad sobre las graves violaciones de derechos humanos de nuestros hermanos peruanos".

Desde la destitución de Castillo, la relación bilateral se tensó.

El pasado viernes el Gobierno peruano cesó en sus funciones a su embajadora en Bolivia, designada en el cargo por Castillo.

Mediante un decreto que lleva las firmas de Boluarte y de la canciller, Ana Gervasi, el Gobierno dio por concluidas las funciones de Carina Ruth Palacios Quincho como embajadora de Perú en Bolivia. (Télam)