El expresidente boliviano Evo Morales exigió hoy una solución definitiva al conflicto por el censo de población en el país en el día 17 de un paro de actividades en el departamento de Santa Cruz, locomotora económica y bastión de la oposición de derecha del país, mientras la mesa técnica que analiza el tema decidió ampliar los grupos de trabajo que revisan el cronograma del polémico recuento.

"Pido a los responsables y participantes de la 'mesa técnica' instalada en Trinidad (..) pensar y considerar la situación desesperante por la que atraviesan nuestras hermanas y hermanos que se ven impedidos de trabajar normalmente desde hace tantos días", manifestó Morales en su cuenta en Twitter.

"Nuestro pueblo espera que dejen el cálculo político y la mezquindad a un lado y se den cuenta de que el daño a la economía del país puede ser irreversible si no encuentran soluciones ni asumen decisiones. Pedimos actuar con conciencia y responsabilidad antes de que sea muy tarde", añadió el exmandatario.

La mesa técnica que decidirá la fecha del polémico censo, en tanto, decidió ampliar los grupos de trabajo para revisar el cronograma del mismo.

En conferencia de prensa,el ministro de Planificación del Desarrollo, Sergio Cusicanqui, adelantó anoche que la Comisión reiniciará su labor con todos los equipos técnicos acreditados de más de 40 entidades de todo el país.

"El día de mañana (por hoy) vamos a ampliar los grupos de trabajo para la revisión de las actividades, vamos a profundizar también el análisis de cada una de ellas, vamos a enfocarnos en poder avanzar en la revisión especialmente de lo que es la vinculación de la Actualización Cartográfica con la segmentación", indicó.

La mesa sesiona en instalaciones de la Universidad Autónoma del Beni José Ballivián, en Trinidad, con la participación de técnicos de entidades de todo el país, además de los representantes del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) y del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade).

Santa Cruz inició el 22 de octubre una huelga que comenzó con protestas, principalmente con bloqueos de caminos, avenidas y rutas interdepartamentales, para exigir al Gobierno del presidente Luis Arce adelantar para 2023 un censo fijado para 2024.

Sus impulsores arguyen que conocer cuántos habitantes tiene le permitirá acceder a más recursos económicos públicos y ampliar su representación en el Parlamento.

El Ejecutivo señaló que no hay condiciones técnicas para un censo en 2023, pero sí en 2024 e incluso acusó al movimiento cívico de intentar derrocar de la presidencia a Luis Arce.

El viernes, el Gobierno y Santa Cruz, junto a alcaldes y gobernadores de otros departamentos, abrieron una mesa de diálogo para definir de manera técnica la fecha del censo, tras varios intentos fallidos de diálogo.

El alcalde de Santa Cruz, Jhonny Fernández, dijo que hay actividades "que se las puede ajustar. Podemos llegar a realizar el censo en diciembre de 2023. Creo que esa es la propuesta más sólida que se tiene hasta el momento" y que los gobiernos municipales expresaron su plena predisposición para colaborar con la logística u otros requerimientos a fin de llegar a diciembre de 2023.

Advirtió que ya no se puede seguir dilatando el conflicto porque ello afecta aún más los plazos para el censo.

El denominado "movimiento cívico" que inició el pasado 22 de octubre las protestas para demandar la celebración del Censo, anunció un paro en todo el territorio nacional hoy si el Gobierno no fija una fecha para el Censo.

En Potosí, la presidenta del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Roxana Graz, informó que la institución no se sumará por ahora a la medida de fuerza, porque dentro de tres días se celebrará la efeméride departamental.

"Según el consejo consultivo, las organizaciones han definido que es importante para los potosinos rendir pleitesía a nuestros protomártires y también que tenga que existir civismo; por eso, nuestras movilizaciones se iniciarán después de nuestra efeméride departamental", sostuvo Graz.

El paro nacional en Potosí también demandará la aprobación de la Ley de Evaporíticos y las demandas regionales que el Gobierno central se había comprometido, informó el diario boliviano El Tiempo.

Santa Cruz entra a su día 17 de paro indefinido como medida de presión para que el Gobierno ordene la ejecución del Censo este año y en las elecciones de 2025 se garantice un nuevo mapa electoral.

El paro de actividades en el este de Bolivia provocó un desabastecimiento de alimentos, carnes y combustibles, y repercute en el resto del país en el comercio, transporte y exportaciones. (Télam)