Ante el aumento de casos de violación a los derechos de los demandantes de asilo en las fronteras europeas, los eurodiputados pidieron hoy en una resolución no legislativa que la Comisión Europea estudie suspender el pago de ayudas comunitarias a países que vulneren estos derechos y se supervisen las condiciones en los centros de detención.

Preocupada por el aumento de casos de vulneración de derechos en la frontera exterior de la Unión Europea (UE), la comisión de Libertades Civiles e Interior del Parlamento europeo recordó a los Estados miembro su obligación de informar y ofrecer asistencia legal a estos solicitantes.

En una resolución no legislativa, adoptada por 50 votos a favor, 11 en contra y tres abstenciones, y que será debatida y votada más adelante por el pleno de la Eurocámara, los eurodiputados criticaron hoy las malas condiciones de los centros de detención y zonas de tránsito en donde permanecen los demandantes de asilo interceptados al tratar de entrar de manera irregular en la UE.

La comisión europarlamentaria criticó que los demandantes de asilo que piden protección en frontera son con frecuencia detenidos mientras se examina su caso, a pesar de que la directiva sobre las condiciones de recepción establecen que solo pueden ser detenidos "bajo circunstancias excepcionales claramente definidas".

Al respecto, los parlamentarios recordaron que la detención debe ser una medida “de último recurso” y no la norma.

Asimismo, si bien no cuestionaron la posición de los Estados miembro de impedir la entrada ilegal a territorio comunitario, sí insistieron que se debe garantizar el respeto de los Derechos fundamentales de los migrantes, incluido el de pedir asilo.

Los eurodiputados agregaron que las autoridades nacionales deben seguir las reglas de la UE en materia de migración, cuya reforma está pendiente y aún deben negociar los 27 y la Eurocámara.

Entre las obligaciones de los países se incluyen las de informar a los demandantes de asilo de sus derechos, brindarles asistencia legal y ofrecer soluciones efectivas y con garantías a quienes ven rechazada su petición de entrada o protección.

Así las cosas, los eurodiputados pidieron a la CE que estudie suspender el pago de ayudas comunitarias a los países que vulneren los derechos de los solicitantes de protección internacional y abogaron por la creación de un mecanismo de supervisión independiente para comprobar el cumplimiento de los procedimientos en frontera y las condiciones en los centros de detención, una vieja cuenta pendiente para el bloque europeo. (Télam)