Más de 300 estudiantes de la Universidad de Beijing protestaron contra un endurecimiento de las medidas contra el coronavirus, informó la prensa internacional, en momentos en que China se enfrenta al mayor brote de coronavirus desde la primera ola de 2020.

Pese a que la capital china apenas registró 1.000 contagios entre sus más de 20 millones de habitantes en las últimas semanas, el Gobierno decidió proseguir con su política de "covid cero".

Desde inicios de mayo, la ciudad aplica estrictas medidas para luchar contra la Covid-19, con pruebas casi diarias de detección masiva, fuertes incentivos al teletrabajo, restaurantes y otros comercios no esenciales cerrados y muchas residencias confinadas.

En este contexto, más de 300 estudiantes confinados desde hace una semana en sus dormitorios de la Universidad de Beijing se manifestaron ayer dentro del campus de Wanliu, uno de los mayores del establecimiento, según testigos que pidieron el anonimato por temor a represalias, informó hoy la agencia de noticias AFP.

Estudiantes abuchearon a un responsable de la institución educativa y quitaron una valla colocada por las autoridades para impedir que dejaran su residencia y que pidieran comida, precisó la agencia de noticias francesa en base a videos a los que tuvo acceso.

La dirección de "Beida", nombre con el que se conoce a esta Universidad cuna de las manifestaciones de Tiananmen de 1989 a favor de la democracia, rechazó el calificativo de "manifestación" y dijo que fueron "estudiantes que expresaron sus demandas".

Las autoridades prometieron que iban a autorizar a los alumnos a poder trasladarse al principal campus y poder encargar comida. (Télam)