El periodista argentino Fernando Duclós, que vivió en Afganistán y trabajó desde allí para medios internacionales, afirmó que la clave en este nuevo acceso al poder de los talibanes es “ver si son iguales a los que gobernaron entre 1996 y 2001” con un régimen teocrático extremo que sufrieron, sobre todo, las mujeres, o están un poco más adaptados al mundo actual, y no descartó que "si encaran un gobierno pragmático puedan contar con el apoyo de Rusia y China e, incluso, de Occidente”.

“Cuando los talibanes estuvieron en el poder el mundo era completamente diferente al actual y dependerá de ellos obtener ahora el reconocimiento internacional que no tuvieron hace 25 años. En 1996 solo los reconocieron Pakistán, Emiratos Árabes y Arabia Saudita”, señaló en diálogo con Télam Duclós, quien cuenta por Twitter sus experiencias en Afganistán bajo el usuario “@periodistán”.

“Los talibanes no son los mismos que en 1996, cuando eran mayoritariamente de la etnia pastún. Ahora se extendieron y lo integran uzbekos, tayikos, saras... hay muchos cambios, lo que puede permitir mirar la situación con cierto grado de optimismo, agregó.

En este sentido, Duclós comentó la foto de una presentadora de televisión afgana que el sábado salió vestida con ropas occidentales y el pelo suelto y ayer apareció vestida de negro y con el pelo completamente cubierto. “Esa situación es peor que anteayer, pero mil veces mejor que en 1996, cuando en primer lugar los talibanes prohibieron la televisión y, segundo, no podía haber una mujer sin un burka cubriéndole la cara”.

“Por eso, creo que cuando pase este caos inicial los talibanes van a tener que gobernar, y ahí veremos si son los mismos de hace 25 años, más allá de lo que piensen, o si pueden establecer un gobierno un poco más pragmático, que pueda ser aceptado sin tantos pruritos por Occidente”.

“No descartaría la posibilidad de que el movimiento talibán se apoye en occidente, y menos si está abierta la posibilidad de hacer negocios. Hay oleoductos muy importantes que construir. El gas de la exUnión Soviética que salga por Pakistán. Hay mucho por reconstruir, porque Afganistán es un país destruido”, señaló.

En este esquema, “si los talibanes vuelven a 1996, a ese régimen en el que las mujeres no podían ni estudiar, entonces para Occidente va a ser muy difícil apoyarlos, pero si plantean un gobierno conservador, tradicionalista, religioso con ciertas prohibiciones y otras no, tipo Irán... bueno, ahí para occidente es otra cosa. Todo el mundo está esperando a ver qué hacen, porque estos son nuevos talibanes. ¿Pueden volver a ser los viejos talibanes? Sí, pueden. Por eso estamos todos esperando, porque no lo sabemos”, agregó el periodista especializado.

En este panorama, el factor geopolítico es determinante, entonces. “Rusia, que cuando era la URSS ya perdió en Afganistán, no se va a aventurar a otra cosa. Y China está muy atenta y, además, no suele meterse en la política de otros países, hace negocios.”, pero “no descarto en absoluto que puedan también tener vínculos con Occidente. Depende de que sean pragmáticos y moderados tranquilamente pueden ser aceptador por la comunidad internacional, sobre todos si ven oportunidades de negocios”.

Respecto de lo que significa para Estados Unidos perder la guerra más larga de su historia, Duclós dijo que "en el plano simbólico, porque ya sabía que esta guerra no estaba yendo a ningún lado, esta es una derrota gigantesca y estruendosa" para Washington.

Tras una invasión de 20 años, intentando llevar sus valores occidentales, en apenas 15 días desde su retirada todo vuelve a fojas cero", dijo, "cómo justificaría ahora Washington una invasión", reflexionó.

"Es muy difícil compararla con Vietnam, más allá de cierta imágenes de la retirada apresurada, pero es estruendosa además por la velocidad con que se dio. Es una enorme derrota en el plano simbólico y cómo ven a Estados Unidos en el mundo. China debe estar con los dos ojos bien abiertos viendo cómo Estados Unidos se retira de Afganistán, que limita con China. Por eso es muy importante esta derrota en el análisis". (Télam)