El jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente francés, Emmanuel Macron, reclamaron hoy al presidente chino, Xi Jinping, presionar a Rusia para poner fin a la guerra en Ucrania, en sendas reuniones al margen de la cumbre del G20 en Indonesia.

Sánchez, que acudió a la cumbre de Bali en calidad de invitado, apeló "al presidente de China para que utilice su influencia como potencia estabilizadora para que ponga fin a la guerra" en Ucrania, señaló el Gobierno español en un comunicado.

Macron también destacó ante Xi que era "interés de China y de Francia" conseguir "una verdadera estabilidad" internacional, informó la agencia de noticias AFP.

"China es un socio clave para hacer frente a los desafíos globales y las crisis derivadas de la guerra en Ucrania", tuiteó de su parte Sánchez.

Antes de reunirse con Xi, el presidente Macron le pidió unir fuerzas para frenar el conflicto.

Conviene "unir nuestras fuerzas para responder (...) a las crisis internacionales como la guerra lanzada por Rusia en Ucrania", dijo el jefe de Estado francés.

Junto a Macron, el presidente chino no hizo mención al conflicto en sus comentarios iniciales y se limitó a abogar por que ambos países "defiendan el espíritu de independencia, autonomía, apertura y cooperación".

En vísperas de la cumbre de dos días iniciada hoy en Bali, Xi celebró una larga reunión con el presidente estadounidense Joe Biden en la que trataron de poner coto a la creciente rivalidad entre las dos potencias y de espantar los fantasmas de una nueva guerra fría.

En ella, aunque sin mencionar directamente a Rusia, Xi coincidió con Biden en la necesidad de acabar con la guerra, una postura que mantuvo en las reuniones del G20. (Télam)