El Gobierno de España aprobó hoy una reforma del Reglamento de la Ley de Extranjería que facilitará la concesión de permisos de residencia y trabajo a menores extranjeros no acompañados, cuyo objetivo es evitar que caigan en una situación de irregularidad al cumplir la mayoría de edad, y que podría beneficiar a cerca de 16.000 jóvenes.

"El objetivo es simplificar los procedimientos administrativos evitando que los menores lleguen a la mayoría de edad sin la documentación necesaria", explicó en rueda de prensa la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, citada por el portal ruso de noticias Sputnik.

La vocera destacó que la reforma fue diseñada en colaboración con las comunidades autónomas, que llevaban tiempo reivindicado cambios normativos, y que cuenta, para mayor "rigor jurídico", con el dictamen del Consejo de Estado.

La reforma, por otra parte, homologa la normativa española con el resto de países europeos al simplificar los procedimientos y reducir la documentación que deben aportar los menores.

En concreto, aumenta el plazo para acreditar la imposibilidad de retorno al país de origen (pasa de tres a nueve meses) e incrementa el alcance de los permisos, consolidando que las autoridades de residencia también habiliten para trabajar cuando el menor alcance los 16 años.

Asimismo, se crea un régimen propio para los menores no acompañados, favoreciendo la continuidad de los permisos que tenían antes de los 18 años y reduciendo la exigencia acreditar medios de subsistencia para quedarse en el país al cumplir la mayoría de edad.

Click to enlarge
A fallback.

En este caso bastará con que acrediten ingresos similares al ingreso mínimo vital que se otorga a los hogares unipersonales (470 euros al mes actualmente), permitiendo computar tanto los ingresos provenientes del empleo como los del sistema de protección social.

Si llegan a la mayoría de edad sin documentar, podrán acceder a permisos de residencia y trabajo con los mismos requisitos, siempre que sus informes sobre esfuerzo de integración, continuidad de estudios o formación sean positivos.

Rodríguez destacó que esta reforma servirá para "preservar la inversión pública" de la administración en estos menores al facilitar que hagan su vida y trabajen en España tras llegar a la mayoría de edad.

Según detalla el Ministerio del Interior, once comunidades autónomas participaron activamente en la tramitación del decreto y el Consejo de Estado subrayó "la relevancia y el ambicioso alcance de la reforma". (Télam)