Eslovaquia informó por primera vez más 10.000 casos diarios de coronavirus, cinco días después del anterior récord, y el Gobierno eslovaco discutía hoy imponer un confinamiento a nivel nacional con el objetivo de controlar el creciente rebrote.

Con Europa, y especialmente Europa Central, como nuevo epicentro de la pandemia, el Ministerio de Salud eslovaco dijo que registró 10.315 positivos en las últimas 24 horas, más de 1.000 contagios más que el récord anterior, del viernes pasado.

Con 13.080 infecciones en los últimos siete días por cada millón de personas, la montañosa nación de la Unión Europea (UE) de 5,5 millones se enfrenta a uno de los peores aumentos del mundo y a un colapso de su sistema de salud.

Inspirado en su vecino Austria, el Gobierno eslovaco inició hoy una reunión para discutir un cierre nacional de dos o tres semanas que ya recibió el respaldo de la presidenta Zuzana Caputova, que lo calificó de "inevitable".

"Estamos perdiendo la batalla contra la Covid-19", sostuvo ayer Caputova tras visitar un gran hospital en la ciudad capital de Bratislava, donde dijo que vio cosas "trágicas y horribles".

La situación sanitaria de Eslovaquia pende de un hilo. El país cuenta con 3.000 camas para estados críticos y acumula 3.200 pacientes hospitalizados, de modo que el país podría verse obligado a buscar ayuda en otros países europeos.

Click to enlarge
A fallback.

El Ministerio de Salud advirtió que casi el 83% de los pacientes no tiene la pauta completa o directamente no está vacunado.

Jan Mikas, el principal funcionario del Gobierno que lidera la respuesta del país a la pandemia, sostuvo hoy que "la única solución es restringir el movimiento" y que las nuevas restricciones deberían afectar a todos, tanto a las personas no vacunadas como a las vacunadas, informó la agencia de noticias eslovaca TASR.

Ya el lunes, Eslovaquia impuso nuevas restricciones dirigidas a los no vacunados, que no tienen acceso a todos los comercios y centros comerciales no esenciales.

Tampoco se les permite asistir a ningún evento público o reunión.

Asimismo, se determinó que realicen el test dos veces por semana para ir a trabajar, aunque el Gobierno aún no fijó fecha para eso.

Con un 45,7%, la tasa de vacunación de Eslovaquia es una de las más bajas de la UE, muy por debajo del 65% de promedio de todo el bloque.

Desde el inicio de la pandemia, Eslovaquia registró 631.738 casos de virus y 14.056 decesos a causa de la Covid-19. (Télam)