El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, recibió hoy al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, en el marco de un acercamiento entre los dos países tras el ostracismo en el que quedó sumergido el saudita debido a las críticas por el asesinato del periodista y opositor Jamal Khashoggi en Estambul.

MBS, como se lo conoce al príncipe, fue recibido por Erdogan en el complejo presidencial de la capital, Ankara, donde ambos mantuvieron una reunión en la que discutieron temas económicos y políticos, según la agencia de noticias turca Anatolia.

El príncipe heredero culmina así un viaje que lo llevó esta semana a El Cairo, donde se reunió con el presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, para "tratar la seguridad en la región" y firmar acuerdos por 7.700 millones de dólares para inversión en energía y petróleo, entre otros sectores, informó el diario turco Hurriyet en su edición digital.

Bin Salman también estuvo en Jordania, donde fue recibido por el rey Abdullah II y el príncipe Hussein bin Abdullah II, en una visita de alto nivel en la que trataron cuestiones de seguridad regional, como el conflicto armado en Yemen, en el que Riad interviene contra el movimiento rebelde chiita de los hutíes, según la agencia saudita SPA.

La llegada del príncipe heredero a Turquía se da dos meses después de la visita de Erdogan a Riad en el marco de una gira para impulsar el comercio turco en la región

Es la primera vez que MBS visita Turquía desde el asesinato del periodista opositor en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, un crimen que las agencias de inteligencia occidentales atribuyen a un comando dirigido por el príncipe.

La novia de Kashoggi, la periodista turca Hatice Cengiz, escribió en Twitter que la visita de MBS a Turquía no cambia los hechos.

"Su visita a nuestro país no cambia el hecho de que él es responsable de un asesinato. La legitimidad política que gana a través de las visitas que realiza a un país diferente cada día no cambia el hecho de que es un asesino", expresó la periodista.

En otro mensaje, hizo un llamado a "pensar en el orden internacional" que la dejó sola en su lucha por la justicia.

"Jamal ya no es mi historia y esta lucha por la Justicia ya no es solo mi lucha. Es una lucha de toda persona libre. Lo mataron injustamente. Es alguien hasta sin tumba", agregó, según Europa Press.

Después de prometer convertir a Arabia Saudita en un "paria" por el asesinato de Khashoggi, el presidente estadounidense, Joe Biden, visitará el reino el 13 de julio en el marco de su gira por Medio Oriente, informó la semana pasada la Casa Blanca, que confirmó que se reunirá con MBS.

Khashoggi, columnista del diario The Washington Post, acudió el 2 de octubre de 2018 al consulado saudita en Estambul a buscar unos papeles para poder casarse con su prometida.

Desde que entró al consulado nunca más se lo volvió a ver, sus restos no fueron encontrados y los servicios de Inteligencia turcos y occidentales apuntan a que la orden de matarlo solo podría provenir de las más altas esferas del reino saudita.

Si bien en un primer momento Riad negó conocer el paradero de Khashoggi, finalmente admitió que fue asesinado y desmembrado dentro del consulado, crimen por el cual ocho personas fueron condenadas, pero siempre negando una supuesta implicación de la familia real. (Télam)