El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió hoy al papa Francisco durante una conversación telefónica que apoye sanciones contra Israel para evitar que los palestinos de la Franja de Gaza continúen siendo "masacrados", informó el Gobierno de Turquía.

Erdogan dijo en la charla que los "continuos mensajes y reacciones" de Francisco en respaldo a los palestinos serán de gran importancia para la "movilización del mundo cristiano y de la comunidad internacional", dijo la Presidencia turca en un comunicado.

"A menos que la comunidad internacional castigue con sanciones a Israel, que comete un crimen contra la humanidad, los palestinos continuarán siendo masacrados", agregó Erdogan, según le nota, informó la agencia de noticias AFP.

Israel lanzó una ofensiva contra Gaza el 10 de mayo después de que el movimiento palestino Hamas disparara cohetes contra Israel en solidaridad con los cientos de manifestantes palestinos heridos en enfrentamientos con la policía israelí en Jerusalén.

En su conversación con el Papa, Erdogan condenó restricciones israelíes a los palestinos para el acceso a los lugares sagrados islámicos de la Ciudad Vieja de Jerusalén este, que alberga también una iglesia donde la tradición cristiana sitúa la sepultura de Jesucristo.

Erdogan le dijo al Papa que "el ocupante israelí, que bloquea el acceso a la mezquita Al Aqsa y a la iglesia del Santo Sepulcro, restringe la libertad de culto y mata a civiles inocentes en tierra palestina".

"Esta barbarie también amenaza la seguridad regional", agregó.

Además, pidió a la comunidad internacional que "dé a Israel la lección disuasoria que se merece y que tome medidas concretas en esta dirección".

Erdogan, firme defensor de la causa palestina, lleva a cabo desde hace días conversaciones con líderes y dignatarios extranjeros para intentar poner fin a la vasta ofensiva israelí contra la Franja de Gaza.

En Jerusalén, los manifestantes palestinos protestaban por las restricciones de acceso a las mezquitas de la Ciudad Vieja pero también contra la amenaza de desalojo forzoso de sus viviendas de familias palestinas en beneficio de colonos israelíes.

(Télam)