El equipo de campaña del candidato presidencial correísta Andrés Arauz denunció hoy que las autoridades impidieron la entrada de sus delegados en varios recintos electorales en Ecuador, la primera acusación en una jornada marcada por la polarización y la tensión política.

"En diversos recintos electorales de Guayaquil funcionarios del Consejo Nacional Electoral (CNE) han impedido la entrada de delegados debidamente acreditados de (la campaña de) Andrés Arauz justificando que es por bioseguridad, violando claramente una norma expresa", alertó en su página de Facebook Amauri Chamorro, quien integra el equipo de campaña de Arauz.

A lo largo de la campaña, el correísmo denunció, primero, irregularidades en la creación de nuevas reglas que impidieron su presentación en las elecciones con partido propio y luego la candidatura a vicepresidente del exmandatario Rafael Correa. Más tarde, se sumaron acusaciones por obstaculizar la campaña y, finalmente, en los últimos días por intentar, supuestamente, postergar los comicios.

El propio candidato por el progresismo manifestó en repetidas oportunidades su preocupación por la serie de intromisiones que sufre el proceso electoral y en un conversatorio realizado en la ciudad de Cuenca, hizo un llamado al Ecuador y al mundo ante un eventual golpe contra la democracia.

"El intento por posponer, por suspender o por anular las elecciones se da por la ambición de (el presidente) Lenín Moreno y de quienes lo rodean para alargar su estadía en el poder con absoluta carencia de legitimidad democrática para alcanzar a realizar los negociados de última hora alrededor de privatizaciones de activos estratégico", denunció durante la campaña.

Consultada por Télam sobre el desarrollo de las primeras horas de las elecciones, la coordinadora del equipo de observación electoral de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), la argentina Dolores Gandulfo, descartó por ahora irregularidades, pero sí señaló "mucha demora en la apertura de las mesas".

"En Quito y Guayaquil que es donde nosotros observamos y me imagino que es parejo en todo el país...en general porque no llegaron autoridades de mesa y tuvieron que ir a hacer reemplazos", explicó y destacó que también se han registrado faltantes de boletas para la elección de los miembros nacionales del Parlamento andino.

La semana pasada, la tensión de la campaña escaló su máximo nivel cuando autoridades dieron a entender que no había fondos para garantizar las elecciones del Parlamento andino, lo que fue denunciado por Correa como un intento de postergar las elecciones. Finalmente, la CNE garantizó los comicios completos.

A las 7 de la mañana (9 de Argentina) más de 13 millones de ecuatorianos comenzaron a votar en unas polarizadas elecciones entre una derecha conservadora aglutinada y una izquierda atomizada, marcadas además por un rebrote de la pandemia de coronavirus, la crisis económica que deja un Gobierno altamente impopular y el correísmo que busca retomar el poder.

En el histórico proceso eleccionario los ecuatorianos eligen a su próximo presidente, pero también a 137 miembros de la Asamblea Legislativa y cinco representantes del Parlamento Andino en los 4.276 recintos habilitados en el país y otros 101 dispuestos en el exterior. (Télam)