La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, se disculpó personalmente hoy luego de que el Gobierno debiera sacrificar a millones de visones de criaderos al descubrir una mutación del coronavirus en esos animales.

"No tengo el menor problema en disculparme por el curso que tomaron los acontecimientos, puesto que se cometieron errores", declaró hoy la jefa de Estado a la cadena TV2.

"Es a causa del coronavirus, y espero que pueda haber una pequeña luz al final del túnel para los criadores de visones daneses en estos momentos", añadió, citada por la agencia de noticias AFP.

Frederiksen visitó hoy una granja de cría de visones en la ciudad de Kolding, donde todos los animales habían sido sacrificados pese a estar sanos.

Después de la matanza, quedó demostrado que el Gobierno no tenía legalmente derecho a hacerlo.

El 4 de noviembre pasado, Dinamarca impuso restricciones en varias ciudades y ordenó el sacrificio de todos los visones -entre 15 y 17 millones de ejemplares- tras descubrirse una mutación del coronavirus en estos animales, transmisible a los humanos, que podría comprometer la eficacia de una futura vacuna.

Una semana más tarde, el ministro de Agricultura danés, Mogens Jensen, admitió que la orden del Gobierno de sacrificar a todos esos mamíferos en Dinamarca no había tenido una base legal y el 18 presentó su renuncia al reconocer "errores" en su gestión.

Tras la dimisión de Jensen, el ministerio de Salud, Magnus Heunicke, concluyó en que la potencial amenaza para las vacunas humanas estaba "muy probablemente extinguida", al no registrarse más casos de animales o humanos infectados por esta versión del virus (denominada Cluster 5).

Dinamarca registra hasta la fecha 74.722 casos confirmados de coronavirus y 802 fallecidos desde el inicio de la pandemia. (Télam)