El Gobierno de Colombia informó hoy que al menos 15 personas -14 guerrilleros y un militar- fallecieron en medio de enfrentamientos entre el Ejército Nacional y grupos armados de disidentes de la extinta FARC, que se negaron a entregar las armas y adherirse al Acuerdo de Paz de 2016.

"En operaciones militares fueron neutralizadas 14 personas" en el municipio de Argelia, departamento de Cauca, informó el ministro de Defensa, Diego Molano, en un acto público, según la agencia de noticias AFP.

Poco después, en un mensaje de Twitter, el comandante del Ejército, el general Eduardo Zapateiro, identificó a los fallecidos como miembros del grupo Carlos Patiño, un grupo guerrillero disidente de las ex FARC y lamentó "el asesinato" de un suboficial en los combates.

Además, informó que "siete militares resultaron heridos" que ya fueron trasladados a un hospital y un aeronave de la Fuerza Aérea "afectada".

El enfrentamiento comenzó en la mañana de hoy en el sector de El Plateado, en el pueblo de Argelia, en el siempre violento departamento del Valle de Cauca, al oeste de Bogotá, la capital del país.

El líder social Walter Aldana, miembro del Programa Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos, una pata central del acuerdo de paz, relató a fines de marzo que la región está sumida en un estado de terror, debido al enfrentamiento entre la Columna Carlos Patiño, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Nacional, según la agencia de noticias DPA.

Los grupos armados ilegales buscan hacerse con el control de las rutas de narcotráfico, según Aldana.

"Lo que hay al día de hoy en el departamento del Cauca es la presencia de ocho o diez grupos armados ilegales que en los territorios manejan un ejercicio de poder y de dominio. Se pelean entre ellos ese dominio territorial. Pero quien está en el tiempo que esté, es la autoridad en el territorio", explicó el líder social.

"Además, tenemos desde hace más de un año, desde antes de la pandemia, toque de queda desde las 7 de la noche", agregó Aldana, apenas unos días después que personas no identificadas atentaran con un coche bomba contra una alcaldía de la zona e hirieran a 43 personas, entre ellas 11 funcionarios.

Hace años que líderes sociales, organizaciones civiles y voces internacionales como la ONU denuncian el creciente nivel de violencia política en Colombia y la erosión constante y cada vez más preocupante del acuerdo de paz. (Télam)