En el que será el primer viaje de un Papa al país, Francisco irá a Irak del 5 al 8 de marzo próximo, en un viaje en el que visitará ciudades del Norte y el Sur del país, además de la capital Bagdad, para mantener encuentros religiosos y políticos con autoridades locales.

El Papa partirá de Roma el viernes 5 de marzo a bordo de un vuelo de Alitalia con el que recorrerá los casi 3.000 kilómetros entre la capital italiana y Bagdad, informó hoy el Vaticano a dar a conocer el programa oficial del viaje.

En Irak, el pontífice dedicará el primer día a reunirse con las autoridades políticas del país, incluidos el primer ministro y el Presidente, además de con el Cuerpo Diplomático acreditado. El viernes 5 culminará con una reunión con sacerdotes y obispos en la Catedral Sitio-Católica de la capital.

Al día siguiente, el Papa se dedicará al Sur del país, cuando a bordo de un avión de Iraq Airways viaje a Najaf, para encontrar al Ayatola Al-Sistsani, de 90 años, referente del Islam chiíta de gran ascendencia.

Luego, Francisco visitará Nasiriya, a orillas del río Éufrates -330 kilómetros al sureste de Bagdad-, donde encabezará un encuentro interreligioso, uno de los ejes centrales de un viaje que lleva como lema "Son todos hermanos".

El sábado 6, de regreso en Bagdad, Francisco celebrará una misa en la Catedral caldea de San José.

El domingo 7, el Papa recorrerá el Norte del país, en el denominado Kurdistán iraquí, para visitar la ciudad habitada más antigua del mundo, Erbil, símbolo de la acogida a refugiados de la guerra en la vecina Siria.

Tras Erbil, el Papa irá en helicóptero militar a Mosul, donde encabezará una oración por las víctimas de la guerra, en una de las ciudades convertidas en emblemas de la lucha contra el Estado Islámico tras la instauración del califato que la organización proclamó en junio de 2014 en partes de Siria e Irak.

Tras otro viaje en helicoptero militar a Qaraqosh, el Papa cerrará el domingo 7 con una misa en el estadio "Franso Hariri" de Erbil.

Según estimaciones del Vaticano, antes de la caída de Saddam Hussein en 2013, en Irak había entre 1 y 1,4 millones de cristianos, que luego de la guerra y la ocupación por parte del Estado islámico de la zona Norte, en la llanura de Nínive, quedaron reducidos a entre 300.000 y 400.000.

El lunes 8, según el programa divulgado por el Vaticano, Francisco regresará a Roma tras la ceremonia de despedida en el aeropuerto de Bagdad, despues de haber recorrido 1445 kilómetros y haber dado siete discursos en tres días.

En una viaje que tendrá medidas de seguridad especiales por la situación política del país y por la pandemia de coronavirus, tanto que el Vaticano dispuso que todas las personas que acompañen al pontífice durante el viaje deben estar vacunadas contra el coronavirus. (Télam)