En 2020 se localizaron en México 559 fosas clandestinas en las que se recuperaron 1.086 cuerpos, en el contexto de una recurrente y feroz violencia atribuida mayoritariamente al crimen organizado, informó hoy el Gobierno.

"En 2020 se mantiene el hallazgo de fosas clandestinas y cuerpos recuperados. Esto obedece, a nuestro juicio, al incremento de la violencia delictiva y también a la intensificación de las acciones de búsqueda", dijo Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, en conferencia de prensa.

Encinas detalló que los estados que concentran el mayor número de fosas fueron Jalisco y Guanajuato, que se vieron muy golpeados por la espiral de violencia que azota la país desde hace décadas.

El funcionario agregó que el número de fosas encontradas en 2020 fue un 33% inferior a las 835 en 2019.

Apuntó además que en los últimos años hubo un incremento en el número de denuncias por personas desaparecidas o no localizadas, reseñaron medios locales y la agencia de noticias AFP.

"En este periodo de 2006 a diciembre de 2020, tenemos ubicadas 80.517 denuncias de personas desaparecidas o no localizadas. Es un dato que se actualiza varias veces al día", precisó.

Encinas admitió que 2006, cuando el entonces presidente Felipe Calderón lanzó un operativo antidrogas con las fuerzas armadas, duramente objetado por organismos de derechos humanos, fue "un año de inflexión en el que el país inició un camino muy siniestro a un incremento de la violencia".

Más de 300.000 personas fueron asesinadas en México desde que en diciembre de 2006 el Ejecutivo federal lanzó ese polémico operativo militar, según cifras oficiales, que no esclarecen cuántas de las víctimas son resultado del combate contra las mafias. (Télam)