La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) advirtió hoy sobre "fallecimientos, desapariciones, personas heridas y agresiones sexuales como consecuencia del uso desproporcionado e ilegítimo de la fuerza" en Colombia, en coincidencia con una nueva jornada de movilización -por 28vo día consecutivo- y luego de que una marcha terminara con un Palacio de Justicia municipal incendiado y otro manifestante muerto por un disparo.

La CIDH había emitido anoche un comunicado en el que insistía en su pedido de permiso para visitar el país, pero sacó otro texto hoy, más duro, en el que expresó su preocupación por las violaciones a los derechos humanos que se dan desde el inicio de las protestas sociales, a fines de abril, por parte de las fuerzas de seguridad.

Al pedido reiterado de autorización para viajar -que hizo en persona a la vicepresidenta y canciller Marta Lucía Ramírez de visita en Estados Unidos-, la CIDH sumó hoy otra denuncia.

"La Comisión encuentra extremadamente grave las denuncias sobre 132 personas que permanecen desaparecidas y respecto de las cuales la Fiscalía General mantiene activado el mecanismo de búsqueda urgente. Resulta alarmante que con el correr de los días estas personas continúan desaparecidas, máxime cuando algunas de las 276 que habrían sido reportadas como desaparecidas aparecieron sin vida", alertó la comisión.

El texto se conoció en medio de un día de intensas marchas, importantes en Bogotá, Bucaramanga, Medellín Barranquilla, Neiva, Cartagena, Ibagué, Villavicencio y Cali, convocadas por el Comité Nacional del Paro (CNP), que está a punto de cerrar un acuerdo con el Gobierno para garantizar que no haya violencia contra las protestas.

Anoche, en la ciudad de Tuluá, a menos de 100 kilómetros de Cali, la jornada de protestas terminó en disturbios y mientras el fuego arrasaba el techo y el segundo piso del Palacio de Justicia, murió el joven Camilo Arango García, estudiante de Derecho, quien recibió un tiro, según los colectivos sociales, de parte de la Policía.

Aunque las autoridades no dieron detalles sobre cómo se produjo la muerte del estudiante, el alcalde de Tuluá, John Jairo Gómez, sí se refirió al incendio.

"Eran cientos de personas; los mismos bomberos lo dicen: fue un tema muy articulado. ¿De dónde llegaron? Anoche se hablaba que venían de otros municipios, de algunos sectores de la ciudad, que eran parte de los que estuvieron en los bloqueos que fueron puestos en libertad casi todos el mismo día de ayer", aseguró Gómez a la emisora local Blu Radio.

Reiteró que "no era una acto esporádico de jóvenes rebeldes o bravos, sino que alguien está direccionando", lo que parece abonar la teoría oficial que grupos armados, entre ellos la guerrilla, estaría vinculado con las protestas, algo de lo que hasta ahora no existe evidencia.

El ministro de Justicia, Wilson Ruiz, condenó en Twitter los "actos de terrorismo que buscan sembrar caos y miedo", mientras que el jefe de la cartera de Defensa, Diego Molano, denunció en la misma red social a "los vándalos" que "quieren obstruir la justicia" con este ataque.

Las autoridades ofrecieron una recompensa de hasta 100 millones de pesos (26.600 dólares) para quien brinde información sobre la quema del Palacio y la muerte de Arango, reportó el diario El Nuevo Siglo.

Todo se dio horas después de que el Gobierno y el CNP elaboraran un documento en busca de una mesa de negociación para garantizar que no haya violencia contra las protestas, para después sí iniciar la discusión sobre el pliego de demandas políticas y económicas del conjunto de organizaciones.

El presidente del país, Iván Duque, exigió el levantamiento de los cierres de rutas que causan desabastecimiento como condición para negociar una salida a la crisis, y ordenó a la fuerza pública desmontar las "expresiones que son violentas", pese a la condena internacional de los excesos cometidos por la policía en la represión de las manifestaciones.

En tanto, hoy hubo nuevas movilizaciones, festivales, corte de calles y rutas y cacerolazos, expresiones diversas que dieron continuidad a las protestas que comenzaron el 28 de abril en rechazo a una reforma tributaria retirada por el Gobierno del Congreso, pero que después trocó en otro pliego de demandas.

El número de muertos varía entre 43 y algo más de 50, según cifras oficiales o de ONGs, la mayoría en el departamento del Cauca, y hay casi 600 personas heridas, de las cuales al menos 37 sufrieron lesiones oculares por disparos efectuados por la policía.

Hubo al menos 1.430 detenciones arbitrarias y se cometió violencia sexual contra 21 mujeres, según las organizaciones defensoras de derechos humanos.

Bogotá tuvo hoy 11 puntos de concentración y las columnas marcharon hacia la céntrica Plaza Bolívar, lo que obligó a cortar en partes en servicio de transporte del TransMilenio, mientras en Medellín la gente marchó desde el Parque del Poblado hasta el Parque del Artista, y en Barranquilla irá desde la Universidad Autónoma del Caribe hasta la Plaza de la Paz.

En Bucaramanga, en tanto, la movilización fue desde el puente Provenza hasta el centro de la ciudad, y en Cartagena hubo bloqueos en la zona industrial de Mamonal, y hubo concentraciones dispersas, mientras que en Neiva varias columnas coincidieron en el Parque Santander para un festival cultural. En Ibagué la caminata fue hacia el Parque Manuel Murillo Toro.

Ya la semana pasada el CNP había anunciado marchas para hoy y para el viernes, en coincidencia en este caso con el mes de las primeras protestas.

Por otra parte, el Senado votará mañana la moción de censura presentada contra el ministro Molano, que estuvo el lunes en la Cámara alta y ayer en la Cámara de Representantes.

La oposición acusa a Molano por "el tratamiento de guerra que le ha dado a la movilización social", pero una alianza del oficialismo uribista, los conservadores, el Partido de la U y Cambio Radical tendrá mayoría para que se quede en el cargo.

"Respetamos la protesta pacífica, pero también somos contundentes contra la violencia y todas las vías de hecho que afectan a todos los colombianos", insistió el titular de Defensa. (Télam)