El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, la máxima corte del país, emplazó al Gobierno de Jair Bolsonaro a presentar un plan de vacunación contra el coronavirus para los niños en el término de 48 horas, con lo que escala la confrontación que el mandatario había iniciado sobre este tema con Anvisa, la agencia reguladora que había avalado esta inmunización.

El juez Ricardo Lewandowski, del STF exigió directamente al Gobierno a que presente en dos días el "cronograma de una cobertura vacunal adecuada para toda la población infantil", que incluya un día "nacional de vacunación" y medidas especiales para incentivar la inoculación contra el coronavirus en este grupo etario, según reprodujo la agencia de noticias ANSA.

La decisión representa un nuevo revés a la política reticente del mandatario con la vacunación como herramienta para combatir la pandemia.

En medio de la confirmación de los primeros casos de la nueva variante Ómicron, considerada mucho más contagiosa por la Organización Mundial de la Salud, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) había recomendado ayer al Gobierno inmunizar a los niños de entre 5 y 11 años de edad.

Bolsonaro reaccionó reprochando en duros términos que Anvisa autorizara esta vacunación y la recomendara al Gobierno. Incluso llegó a sugerir publicar los nombres de los técnicos de la agencia que estuvieron involucrados en esta decisión en un intento explícito de escracharlos.

Hoy, la asociación de trabajadores rechazó cualquier intento de intervención sobre la postura de la autoridad sanitaria que no provenga de un debate estrictamente científico y democrático, y advirtió que los directores y funcionarios de Anvisa ya sufren amenazas desde que surgieron rumores de que se autorizaría la vacuna para niños, reseñaron medios locales y la agencia de noticias Sputnik.

Click to enlarge
A fallback.

En un duro comunicado, los empleados de Anvisa repudiaron lo que consideraron como "amenazas" del mandatario y lo acusaron de utilizar un "método abiertamente fascista" que "coloca en riesgo la integridad física" de los servidores del organismo.

En ese contexto, la decisión del juez supremo Lewandowski aparece como un apoyo a los técnicos de Anvisa y un nuevo revés para el mandatario.

Desde el Ministerio de Salud se apuraron a informar que responderán al magistrado en el plazo demandado, según el portal de noticias local G1.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria, en febrero de 2020, el gigante sudamericano suma 22,2 millones de casos y más de 617.000 fallecidos, según los últimos datos oficiales, y se ubica como el segundo país del mundo con más muertos y el tercero con más casos. (Télam)