La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que el lunes iniciará en Caracas el diálogo de paz con el Gobierno de Colombia, dio a conocer hoy que el grupo propondrá un alto el fuego bilateral durante las negociaciones.

"Proponemos que si no se quiere que se ataquen instalaciones militares, pues nosotros también podemos proponer que las instalaciones nuestras no se ataquen", dijo en un video Antonio García, comandante del grupo insurgente y miembro de su delegación en Caracas, informó el periódico colombiano El Tiempo.

García enfatizó que el cese de hostilidades "deber ser bilateral" y que se debatirá apenas se instale la mesa de negociación.

Por otro lado, defendió el carácter político de la guerrilla frente a los detractores del plan de "paz total" del presidente Gustavo Petro, que instan al Gobierno a juzgarles como grupo criminal. "Están en su derecho, pero la realidad es que el ELN existe como parte de unas contradicciones en una sociedad", apuntó.

A la vez, admitió que algunos sectores de ese grupo insurgente también tienen reparos sobre la "paz total".

García es el jefe de esta organización armada que está en Venezuela esperando al equipo designado por Petro para reanudar las conversaciones de paz que quedaron congeladas en 2019.

Ayer, Petro confirmó que el previsto diálogo de paz se iniciará formalmente el lunes en la capital venezolana, poco después de que la Fiscalía suspendiera las órdenes de arresto contra 17 miembros de la guerrilla que serán parte de las conversaciones.

El mandatario también confirmó que Otty Patiño, exmiembro de la guerrilla del M-19, de la que Petro formó parte, será uno de los delegados del Gobierno en la mesa de conversaciones.

También se espera que estén -aunque aún no han sido confirmados-, los senadores Iván Cepeda y María José Pizarro, señaló la agencia de noticias Sputnik.

Los diálogos con el ELN estuvieron congelados durante todo el Gobierno de Iván Duque, el antecesor conservador de Petro, y colapsaron por completo en enero de 2019 por un atentado del grupo que dejó 22 personas muertas en la escuela de cadetes de la Policía.

El Gobierno de Petro, el primer presidente de izquierda de Colombia, impulsó desde su primer día las negociaciones de paz, no solo con el ELN, sino con otros grupos armados a fin de emular lo sucedido en 2016 con las ya extintas FARC, devenidas en partido político.

El ELN es una organización guerrillera insurgente de izquierda que opera en Colombia y Venezuela, de orientación marxista-leninista y pro-revolución cubana.

Desde su conformación en 1964 fue un actor central del conflicto armado interno en Colombia y participó de otros cuatro procesos de diálogo con distintos Gobiernos.

El pasado 3 de noviembre, el Congreso colombiano sancionó por amplia mayoría la Ley de Paz Total que ofrece un marco jurídico para poner en marcha los diálogos entre el Gobierno y todas las organizaciones armadas que actúan en el país.

Se trata de una reforma a la ley 418 de 1997, también conocida como la "Ley de Orden Público", que ahora brinda herramientas para llevar a cabo acercamientos y conversaciones de paz con los distintos grupos armados, además de suspender las órdenes de captura y extradición en contra de los grupos que entren en negociaciones.

Venezuela fue garante de un proceso de paz en el 2016, cuando acompañó la primera fase de las conversaciones con el ELN, junto Cuba, Noruega, Chile, Brasil y Ecuador. (Télam)