Amnistía Internacional (AI) considera "preocupante" que el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel Lópéz Obrador, "privilegie el criterio político sobre los principios que rigen los derechos humanos", según un informe que difundió hoy.

AI difundió hoy un balance sobre los avances y retrocesos que detectaron en las políticas de derechos humanos en México, un año después de la elección que llevó al poder al izquierdista López Obrador.

Aunque reconoce algunos aciertos en políticas públicas, la organización internacional considera que esta subordinación a criterios políticos "puede afectar el proceso de consolidación de los derechos humanos y conducir a graves retrocesos", según publicó EFE.

En torno a la seguridad nacional, AI señaló que tanto el gobierno como la sociedad coinciden en la necesidad de contar con un cuerpo profesional y efectivo para combatir el crimen organizado, pero destacó que el proceso de creación de la Guardia Nacional, un nuevo cuerpo que entró en funciones formalmente ayer,estuvo lleno de contrastes.

La organización recordó que si bien para la elaboración de la ley para conformar de derechos humanos recordó que para la elaboración de la ley por la cual se conformó la nueva fuerza se escucharon las opiniones de expertos y organizaciones de la sociedad civil (OSC), los trabajos para elaborar las leyes secundarias que rigen a la Guardia distaron mucho de ser abiertos y transparentes.

Sobre la migración de miles de centroamericanos a México, contrastó la política inicial de puertas abiertas, que incluyó el ofrecimiento de visas, con la postura actual de enviar a la Guardia Nacional para contener el flujo de migrantes.

AI consideró que el gobierno mexicano debe abrir un espacio para el diálogo permanente con representantes de las organizaciones civiles a fin de que sociedad y autoridades trabajen conjuntamente, "tal y como debe suceder en una democracia".

En su informe, AI reconoció que el gobierno ha mostrado interés en incorporar cambios que hagan más efectivo el mecanismo, pero hasta la fecha no ha habido ninguna iniciativa y las personas defensoras de derechos humanos continúan siendo asesinadas en el país.

Con todo, la organización reconoció que la política en materia de derechos humanos del gobierno mexicano ha tenido algunos aciertos.

Destacó los pasos que dio el gobierno para dar seguimiento a la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela para maestros de la sureña ciudad de Ayotzinapa, ocurrida en 2014.

"Ante la persistencia de los claroscuros que caracterizan la postura del gobierno mexicano en derechos humanos, Amnistía Internacional hace un nuevo llamado para que el tema se aborde desde una perspectiva integral y se escuchen las opiniones de las organizaciones de la sociedad civil, en un afán por sentar las bases de una sociedad más incluyente y democrática", concluyó AI. (Télam)