El Vaticano reforzará su campaña de vacunación contra el coronavirus con un plan para vacunar en Semana Santa a 1.200 personas sin hogar, que viven en las calles adyacentes a la plaza de San Pedro.

La iniciativa se llevará a cabo "en el período previo al Domingo de Resurrección-Resurrección del Señor", informó en un comunicado la Limosnería Apostólica, el organismo vaticano que asiste a los pobres en nombre del Papa.

La nota precisó que se usarán vacunas del laboratorio Pfizer que fueron compradas por la Santa Sede y que forman parte de la reserva, ya que todos los residentes y empleados del microestado ya fueron vacunados.

Además, se emplearán otras dosis ofrecidas "por el Hospital Lazzaro Spallanzani", agregó la Limosnería, informó la agencia de noticias DPA.

Así, la vacunación durante la Semana Santa se realizará en las instalaciones especialmente destinadas dentro del Aula Pablo VI del Vaticano y se utilizará la misma vacuna administrada al papa Francisco y a los empleados de la Santa Sede.

Los médicos y trabajadores de la salud que realizarán las vacunaciones son voluntarios que trabajan en el Vaticano, en institutos de salud y hospitales de Roma.

La Oficina de Caridades Papales del Papa Francisco también está aceptando donaciones para comprar más vacunas para los pobres a través de su sitio web.

Muchas de las personas que viven en la calle son extranjeros en situación irregular que quedan fuera de las listas de la Seguridad social para la vacunación.

Sobre el uso de la vacuna, además, el papa Francisco invitó en diversas ocasiones a las personas a vacunarse y defendió este gesto como una forma de ejercer la responsabilidad hacia los demás. (Télam)