Mientras en cada país se sucedían las negociaciones entre los gobiernos y las cúpulas eclesiásticas, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de El Vaticano marcó algunas "orientaciones" sobre cómo será la segunda festividad de Semana Santa bajo la pandemia de coronavirus.

"Las normas y directrices contenidas en los libros litúrgicos, concebidas para tiempos normales ya no pueden aplicarse enteramente por ser estos tiempos excepcionales de crisis", señala el texto, que publicó Vatican News.

Por ende, la Congregación sugiere "facilitar y privilegiar la difusión mediática de las celebraciones".

En esta línea, en el Vaticano, el papa Francisco encabezará varias misas pero "debido a la persistencia de la emergencia sanitaria" solo con la presencia de cardenales y superiores de la Secretaría de Estado y "una participación limitada de los fieles", según información oficial.

El pontífice celebrará los ritos de la Semana Santa en el llamado altar de la cátedra dentro de la basílica de San Pedro, y el Viernes Santo, el 2 de abril, presidirá como el año pasado el Viacrucis desde la plaza de San Pedro, sin gente, como en el año pasado. (Télam)